El descuido de Kim Kardashian que revela el secreto de su cintura y culo

A la celebrity estadounidense estadounidense le gusta ir bien apretadita y bien cortita... y al final eso pasa factura y pasa lo que pasa...

Si hubiera que enumerar tres misterios sin resolver del mundo serían: 1, dónde está el Santo Grial; 2, qué esconde la sonrisa de la Gioconda y 3, cómo es posible la existencia del culo de Kim Kardashian. Lo cierto es que la hija de Kris Jenner tiene una retaguardia que ya la quisieran muchas y, de hecho, en nuestro país se han disparado en los últimos años las operaciones de aumento de los glúteos. Sin embargo, el de Kim no tiene ni trampa ni cartón: ya en su reality, 'Keeping up with the Kardashians', se hizo una radiografía del trasero para demostrar que ella de implantes nada, todo natural... pero ¿estás segura, Kim?

Gtres

La ciencia avanza que es una barbaridad, y ahora hay bragas que incluso llevan un relleno en la parte de atrás para realzar el culete, y aunque no decimos que ella utilice los rellenos, ahora hemos descubierto su secreto para marcar la cinturita de avispa y mantener la retaguardia en su sitio: ¡una faja!

Y no: no es una de esas 'cuquis' en negro, con encaje... NO. Es una faja moldeadora de las de toda la vida, de color carne y fea como un demonio. Para muestra, un botón:

Gtres
Gtres

Aaay, Kim... si es que no se puede estar en misa y repicando: o te pones la faja, o te pones el mini (SÚPER mini) vestido de la Barbie, pero las dos cosas parece que, por el momento, no son posibles. Eso sí: ahorrará en tratamientos reductores con una faja, pero los cuartos se los gasta en los bolsos: este tan mono con forma de cubo de patatas fritas, forrado en cristales de Swarovski, es una obra de la diseñadora Judith Leiber y cuesta nada menos que 5.600 dólares. Nos han entrado calores sólo de escribirlo...

Gtres
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad