Belén Esteban regresa a Madrid y no quiere saber nada de Kiko Matamoros

La princesa del pueblo ya está en la capital después de sus intensas vacaciones de verano.

Belén Esteban final vacaciones verano
UAT

¡Oh! Las vacaciones se han acabado... Esto es lo que suele tener agosto, que cuando acaba empieza la depresión postvacacional. Las 'celebs' de nuestro país también tienen que hacer frente a este drama nacional, como Belén Esteban. La princesa del pueblo ya ha regresado a Madrid tras disfrutar de un periplo veraniego que ya quisiéramos algunos... Junto a su Miguel, la princesa del pueblo ha vuelto a Paracuellos del Jarama, donde la hemos podido ver muy morenita y con muy pocas ganas de hablar de Kiko Matamoros. Y es que la separación del defensor del espectador y su mujer, Makoke, le he pillado de vacaciones, y ¡queremos saber qué opina!

Sin embargo, nos hemos quedado con las ganas. La Esteban no ha soltado prenda ni de su compañero de plató ni de su, al parecer, separación definitiva. Ha preferido dar la callada por respuesta, aunque seguro que pisa 'Sálvame' y el mutismo se le pasa rápido.

View this post on Instagram

En la mejor compañía ❤❤❤❤ @agatharuizdlprada

A post shared by Belén Esteban (@belenestebanmenendez) on

No sabemos si viene muy 'zen' o qué ocurre, pero a Belén le han sentado de lujo sus intensas vacaciones. Primero, hizo las maletas y cruzó el charco para descubrir todos los rincones de Nueva York. ¿Su acompañante? Su novio, Miguel, con el recorrió las calles de la Gran Manzana y de sus barrios más emblemáticos. Además, el conductor de ambulancias ejerció de fotógrafo particular de su chica.

De Estados Unidos regresó a España para visitar su querido Benidorm. Allí se alojó en un super hotelazo que nada tiene que envidiar al Palace de Madrid. No solo tomó el sol y salió de fiesta, también tuvo tiempo para estar con su madre, que vive en la ciudad alicantina, y a la que adora.

Pero su tour no quedó ahí. Su último destino ha sido el norte de España. Gastronomía, bonitos paisajes y también cultura. Antes de aterrizar en Bilbao, donde visitó el museo Guggenheim, estuvo paseando por las calles de San Vicente de la Barquera, ¡el pueblo de Busta! Además, conoció otros lugares con encanto como Comillas o Santoña. Vamos, que Belén no ha perdido el tiempo y ha aprovechado sus días libres al límite.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad