¿Qué tenía Ana Obregón contra Cantizano?

No le gustó que el presentador amagara con emitir un vídeo de su hijo bajándose los pantalones

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El escándalo que envuelve a Ana Obregón –sin quererlo ella– supera todos sus devaneos sentimentales. La bióloga se acostó el jueves pasado con una noticia que posiblemente le hizo dar vueltas en la cama: su eventual guardaespaldas, Eloy Sánchez, estaba detenido por su presunta relación con una caso de homicidio. En la mañana del viernes, el periodista Nacho Abad añadía en El programa de Ana Rosa que Obregón habría pedido, presuntamente, a este guardaespaldas que le “buscara la cosquillas” a un personaje famoso que no era de su agrado, según habrían llegado a sospechar los investigadores. Luego se supo que ese famoso era Jaime Cantizano. Y nada más empezar el pasado viernes ¿Dónde estás corazón? el jerezano habló. “Tengo confianza en la Justicia y va a llegar hasta el final”, se limitó a decir. Suficiente para que comprendiéramos que, aunque oficialmente no quería hablar porque “oficialmente” nada sabía, él era en efecto el famoso aludido.

Todo, por el hijo de Ana
Al margen de que la Justicia decida quién está implicado en este asunto y quién no, muchos se preguntaban, en todo caso, qué tendría Ana Obregón contra el periodista.
Se da la circunstancia de que en una emisión del desaparecido En Antena, presentado por el propio Jaime Cantizano, se produjo un hecho que enfadó mucho a Ana Obregón. El 17 de abril de 2007 el programa proponía un juego a los espectadores: puso dos líneas de teléfono a disposición de la audiencia para que votaran si, en una fotografía, “bajaban” los pantalones al hijo de la actriz o no. Se trata de un menor y bajo ningún concepto pueden emitirse. Lógicamente ganó el no. Los responsables del espacio sabían positivamente que nunca se iban a emitir esas imágenes tratándose de un menor. Aun así, Ana Obregón se encolerizó, como probablemente le hubiera ocurrido a cualquier madre, y parece ser que incluso denunció al programa. Esto no implica de ninguna manera que la actriz decidiera contratar a ningún matón para “buscarle las cosquillas” a Cantizano. De hecho, su abogado, Javier Saavedra, nos ha dicho que la actriz va a demandar al periodista Nacho Abad por el comentario.
Sin embargo, las grabaciones procedentes del sumario en cuestión y que, presuntamente, recogen una conversación entre Ana y su eventual guardaespaldas, se habrían producido, de acuerdo con fuentes de la investigación, en las mismas fechas en que se emitió el programa de Antena 3. Lo cierto es que, desde la emisión de aquel espacio, Ana manifestó a más de un periodista su desprecio más absoluto hacia En Antena.
Un teléfono pinchado
¿Pero cómo se destapa toda esta historia? ¿Por qué alguien iba a escuchar una conversación entre Ana y otra persona, en este caso, su guardaespaldas?
El teléfono de Eloy Sánchez Barba estaba pinchado por orden judicial. La Policía le investigaba ya entonces por su presunta implicación en el homicidio de un ciudadano en Ciempozuelos. Hoy sabemos que está detenido y acusado, además, de amenazas y extorsión. Está ingresado en la prisión de Valdemoro tras haber estado a disposición judicial en el Juzgado de Instrucción número 5 de la misma localidad.
Según una nota de Prensa distribuida por la Dirección General de la Guardia Civil, el asesinato tuvo lugar el pasado 14 de marzo de 2007. Un hombre, de 36 años, apareció con “tres impactos de bala del calibre 9 en el garaje de su casa”. Tras una exhaustiva investigación, la Benemérita vinculaba en el caso a la ex mujer de la víctima. Al parecer, ésta había contactado con Eloy Sánchez para que terminasen con la vida de su marido. ¿El motivo?
El mismo día de su asesinato, la víctima había conseguido la custodia legal de la hija de ambos. Las investigaciones sobre Eloy permitieron a la Policía localizar “a otras personas relacionadas con el hecho: G.S.M., estrecho colaborador del anterior y conocedor de sus negocios, y C.M.G.C., el presunto autor material del homicidio”, todos ellos detenidos. Durante estos meses de investigación, la Policía ha constatado que “Eloy también ha organizado en más de una ocasión ajustes y palizas contra otras personas por encargo”.
Ante esta polémica, las únicas palabras que Ana Obregón ha querido pronunciar, aparte de que su abogado negase toda implicación en el caso, fueron: “No voy a perder ni un minuto con este tema porque no tiene importancia”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad