Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

¡QMD! gana en el juzgado a Fran Rivera

El torero demandó a las revistas ¡Qué me dices! y Diez Minutos en 2004 por la publicación de una serie de informaciones sobre su vida y la muerte de su madre, Carmina Ordóñez, y ahora el Tribunal Supremo ha dictado que en este caso prima el derecho a la información sobre el derecho a la intimidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El torero había realizado una petición a la Justicia, en la que solicitaba una indemnización por daños y perjuicios a la editorial que publica las revistas ¡Qué me dices! y Diez Minutos, Hachette Filipacchi, por intromisión en su intimidad por los reportajes sobre su vida publicados por éstas. Como ya hizo anteriormente el Tribunal de Primera Instancia y la Audiencia Provincial de Sevilla, ni las fotografías publicadas -en lugares públicos- ni las informaciones vulneran sus derechos ni los de su difunta madre.
Según el diario La Opinión de Coruña, el juez encargado del caso, Ignacio Sierra Gil de la Cuesta, ha dejado claro en la sentencia que el torero no puede ampararse en este caso concreto en su derecho a la intimidad ya que éste no es "absoluto" sino que tiene excepciones y él es una de ellas.
El juez argumenta que Francisco Rivera, con su propio comportamiento "ha despojado del carácter privado o doméstico" aspectos de su vida personal y sentimental; y añade que además de "su indudable proyección pública", el demandante "presta su imagen para fines publicitarios obteniendo a cambio grandes beneficios económicos".
Por este motivo y porque en ocasiones Francisco Rivera ha informado sobre "el ámbito más íntimo de su vida privada", su vida y la muerte de su madre constituyen "un hecho noticioso" y "no un cotilleo".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad