El dramático susto de Anita Matamoros tras su operación de pecho

La hija del colaborador de televisión Kiko Matamoros y Makoke acaba de estrenar nuevo pecho... pero, a pesar de estar muy contenta, no todo han sido buenas noticias...

Anita Matamoros vive un dramático susto tras su operación de pecho
YouTubeAnita Matamoros

A pesar de que Anita Matamoros está muy contenta con sus nuevos pechos, lo cierto es que una operación es algo delicado, y lo que menos se esperaba tras ver que todo salía estupendamente era llevarse un buen susto tras la intervención. Anita ha querido quitarse pecho y, además, subírselos nada más cumplir los 18 años para estar más compensada y quitarse de futuros problemas posturales y de espalda, pero no todo ha salido como esperaba: nada más llegar a su casa, Anita sufría un dramático susto que podría haberle salido muy caro si no hubiera actuado con la suficiente rapidez...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
View this post on Instagram

Hello, it’s me (con pecas)

A post shared by ANITA MATAMOROS (@_anitamatamoros) on

En su último vídeo para su canal de YouTube, la hija de Kiko Matamoros y Makoke ha querido dejar constancia de cómo estaba siendo su experiencia, desde los momentos previos a entrar en quirófano a la recuperación, y así hemos podido ser testigos de su hambre voraz por no poder comer nada en las horas previas a la operación, de su dolor en el post operatorio... y del susto que vivió en el baño de su casa con la primera cura.

YouTubeAnita Matamoros

Tras recibir el alta, Anita tuvo que ir una vez más a la clínica para hacerse una cura de las heridas y recibir instrucciones para poder hacérselas ella en casa... pero nada más empezar, Ana sufría un desvanecimiento: "Me empecé a marear un montón. No sé si fue por la impresión de verlas o qué... me tumbé en la bañera y se me pasó un poco, y al salir, me sequé y me empecé a marear muchísimo. Me tuve que sentar en el váter porque dije 'me caigo'", cuenta en el vídeo.

YouTubeAnita Matamoros
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ahí empezó todo el drama: "Se me empezó a nublar la vista. No veía nada y pensé que me iba a desmayar, así que me tumbé en el suelo del baño. No sé cómo, conseguí coger el teléfono y llamar a Diego, Luna y Marina. Me lo cogieron y subieron corriendo: me abrieron la ventana, me empezaron a echar agua, me dieron un batido para subirme el azúcar... según me contaron, estaba blanca", asegura.

Al final, la historia no acabó mal para lo que podría haber pasado, y es que si no se hubiera dado cuenta de que se estaba desmayando, podría haber tenido una peligrosa caída en el baño. "Diego me hizo las curas, y ya bien", señala Anita, que añade que, evidentemente, es un post operatorio complicado, aunque parte de la culpa podría tenerla ella misma, ya que tendría que estar en absoluto reposo... y no lo está cumpliendo a rajatabla por lo que ella misma dice: "Yo soy una chica que no para quieta, y no me gusta estar en reposo", argumenta. ¡Seguro que después del susto se lo pensó mejor!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad