Sara Carbonero le dedica unas preciosas palabras a su hijo Lucas

La esposa de Iker Casillas ha colgado en su cuenta de Instagram una profunda reflexión en la que habla de lo que piensa sobre los 'segundos hijos', unas preciosas palabras que en su caso van dirigidas al benjamín de la familia, Lucas, de dos años.

Sara Carbonero le dedica unas preciosas palabras a su hijo Lucas
Instagram

Que lo primero que podamos leer en la descripción del perfil en Instagram de Sara Carbonero sea que es ‘mamá’, da buena cuenta de la importancia que tiene la maternidad en el día a día de la periodista. Aunque velando siempre que no se les vea la carita, Carbonero es asidua en compartir con sus seguidores imágenes de los más pequeños de la casa, Martín, de 4 años, y Lucas, de dos, quienes se han convertido en los mejores regalos que les podía haber dado la vida. Ya sea jugando en el parque o dando brincos en la playa, la esposa de Iker Casillas presume de la vitalidad de sus hijos y las inmensas alegrías que le ofrecen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
View this post on Instagram

Los segundos . Los segundos son de otra pasta, los segundos tienen el cielo ganado, los segundos son más independientes, espabilados y autosuficientes. Son unos supervivientes...Estamos hartos de escuchar y repetir estas frases . En esto de la maternidad, como en todo, no se debe generalizar pero es verdad que los segundos desde que nacen tienen que ingeniárselas para hacerse su sitio y lograr sin ellos apenas sospecharlo que sus hermanos mayores no les vean como el enemigo. No son los protagonistas de muchas primeras veces de sus papás ni de los temas de conversación en la mesa, se acostumbran a que en el álbum de fotos haya una suya por cada diez del primogénito, aprenden a compartir desde el minuto 1, heredan con alegría ropa y juguetes y se debaten entre imitar y repetir todo lo que hacen los héroes de sus hermanos y forjarse su propia personalidad. Son pacientes, conformistas y conciliadores, pero también fuentes inagotables de energía, unos auténticos terremotos que crecen aprendiendo lo bueno y lo menos bueno de los pequeños maestros que tienen en casa. Claro que ellos también vienen para enseñarnos, por ejemplo que si los papás pensamos que lo sabemos todo de ellos porque son los segundos estamos muy equivocados. O que el amor no solo no se divide sino que se multiplica por infinito. Que lo que nos “funciona” con un niño no tiene por qué hacerlo con otro. Que los retos, emociones y miedos seguirán siendo los mismos y que por mucho que tratemos de no repetir los errores cometidos, caeremos en otros diferentes. Que esa rebeldía que les caracteriza no es otra cosa que su manera de marcar terreno para ir haciendo su camino desde chiquititos. Que no hay momento de mayor seguridad para una madre o padre que cuando le ponen por primera vez a su segundo hijo en brazos . Si los segundos no existieran, habría que inventarlos . #TB #reflexionesdelunesdevueltaalcole #nuestrapequeñagranrevolución #lossegundos #buenasnoches # #Porto #slowlife

A post shared by Sara Carbonero (@saracarbonero) on

Pero no todo van a ser frivolidades sin fundamento, ya que todos los niños juegan y son lo más de lo más para sus madres, así que Carbonero se ha animado a compartir una profunda reflexión dedicada a los ‘segundos hijos’, en su caso, al pequeño Lucas. “Los segundos. Los segundos son de otra pasta, los segundos tienen el cielo ganado, los segundos son más independientes, espabilados y autosuficientes. Son unos supervivientes... Estamos hartos de escuchar y repetir estas frases”, comienza diciendo Carbonero sobre una fotografía en la que aparece besuqueando al benjamín de la casa.

“En esto de la maternidad, como en todo, no se debe generalizar, pero es verdad que los segundos desde que nacen tienen que ingeniárselas para hacerse su sitio y lograr sin ellos apenas sospecharlo que sus hermanos mayores no los vean como el enemigo. No son los protagonistas de muchas primeras veces de sus papás ni de los temas de conversación en la mesa, se acostumbran a que en el álbum de fotos haya una suya por cada diez del primogénito, aprenden a compartir desde el minuto 1, heredan con alegría ropa y juguetes y se debaten entre imitar y repetir todo lo que hacen los héroes de sus hermanos y forjarse su propia personalidad”, continúa diciendo.

Son pacientes, conformistas y conciliadores, pero también fuentes inagotables de energía, unos auténticos terremotos que crecen aprendiendo lo bueno y lo menos bueno de los pequeños maestros que tienen en casa. Claro que ellos también vienen para enseñarnos, por ejemplo, que si los papás pensamos que lo sabemos todo de ellos porque son los segundos estamos muy equivocados. O que el amor no solo no se divide, sino que se multiplica por infinito. Que lo que nos “funciona” con un niño no tiene por qué hacerlo con otro. Que los retos, emociones y miedos seguirán siendo los mismos y que por mucho que tratemos de no repetir los errores cometidos, caeremos en otros diferentes”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y concluye defendiendo sus actitudes ante la vida: “Que esa rebeldía que les caracteriza no es otra cosa que su manera de marcar terreno para ir haciendo su camino desde chiquititos. Que no hay momento de mayor seguridad para una madre o padre que cuando le ponen por primera vez a su segundo hijo en brazos. Si los segundos no existieran, habría que inventarlos”. ¡Pero qué inspirada se ha levantado nuestra Sara!

Como era de esperar, sus palabras no han caído en saco roto y su actualización acumula casi 90.000 ‘me gusta’ en pocas horas. Entre el sinfín de comentarios que ha generado, llama la atención el de Ariadne Artiles, quien parece que le ha picado el gusanillo de ir a por el segundo. “¡Qué bonito! Hasta dan ganas de averiguarlo”, ha comentado Ariadne Artiles. “Averígualo y me cuentas”, le ha respondido la mujer de Iker Casillas a la popular modelo. ¿Conseguirá Carbonero aumentar la natalidad en España?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad