Quique Torito denuncia a varios de sus 'haters' en redes sociales

La gestación subrogada está en boca de todos, pero al colaborador le ha traído algún que otro quebradero de cabeza, por lo que ha decidido ¡denunciar a todo aquel que se pase de la raya!

Quique Torito
Quique ToritoInstagram

No hay nada como que a uno le toquen la familia (y las narices, que suele ir todo junto) para saltar ¡y acabar en los Juzgados! Es lo que le ha pasado este fin de semana al colaborador Enrique Jiménez, más conocido como Torito. El periodista ha decidido llevar ante el juez a varios de sus seguidores (todos 'haters', claro) después de que él vertiera su opinión sobre la gestación subrogada en España (actualmente no permitido por la ley) y muchos de ellos se le echaran encima, un tema del que él es fiel defensor, ya que es la forma en la que su pequeño vino al mundo, aunque, como muchos otros famosos (Tamara Gorro o Kiko Hernández, sin ir más lejos) y cientos de familias más, tuvo que marcharse a Estados Unidos para llevarlo a cabo, donde sí es legal.

Quique siempre ha defendido que esta es una manera más de formar una familia para todas aquellas parejas o personas solteras que quieren y, por alguna razón, no pueden. Sin embargo, las voces más críticas (y retrógradas, todo sea dicho) se levantaron en pie de guerra contra su comentario: "A todos los que estáis en contra de la gestación por subrogación sólo so puedo decir: iros a tomar por culo, infelices", afirmó con vehemencia en Twitter.

Las críticas no se hicieron esperar, y muchos de los comentarios eran bastante hirientes, en especial hacia su hijo, Nathan, al que calificaban de "comprado" o "capricho". Torito no perdió ni un minuto con esos comentarios, y en cuanto pudo se acercó a comisaría con los tuits para defender su honor y el de su familia:

El colaborador se ha mostrado especialmente sensible con los insultos hacia su hijo, que todavía no llega a tener 2 añitos, por lo que muchos de los tuits los ha puesto en manos de la Fiscalía de menores. Si es que, al final, se puede opinar y debatir, ¡pero nunca insultar!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad