Kiko Rivera se reencuentra con sus hijos tras su exitosa actuación en Nueva York

Después de saborear las mieles del éxito en la Gran Manzana, el hijo de Isabel Pantoja ha vuelto a nuestro país y se ha reencontrado con lo que más quiere en este mundo, sus tres hijos: Francisco, Ana y Carlota.

Kiko Rivera se reencuentra con sus hijos tras su exitosa actuación en Nueva York
Instagram

Kiko Rivera ha vuelto a casa después de petarlo en Nueva York. Tras pasar unos días de descanso en México junto a Irene Rosales y una pareja de amigos, el DJ viajó hasta la Gran Manzana para deleitar con su música a los asistentes a una de las fiestas de Halloween más codiciadas de la ciudad de los rascacielos, la que se celebra en el hotel Royalton Park Avenue. Después de colgar el cartel de ‘no hay entradas’, el hijo de Isabel Pantoja dio lo mejor de sí mismo a los mandos de la mesa de mezclas, atesorando, según él mismo y algunos asistentes, un enorme éxito. Madre mía, ¡que los gringos nos van a quitar a nuestro DJ favorito!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Instagram

Sin embargo, parece que Kiko Rivera tenía muchas ganas de volver a casa y reencontrarse con sus hijos. “Hay momentos en la vida que solo un padre puede sentir. No cambio estos momentos por nada en este mundo. Mis hijos... lo mejor que tengo sin duda alguna. Francisco, Ana y Carlota gracias por hacerme el hombre más feliz del mundo”, señala el cantante a través de su cuenta de Instagram sobre una fotografía en la que aparece junto a sus tres hijos.

Un momento de lo más entrañable que ha sido elogiado por su más de medio millón de seguidores. "¡Qué padrazo!", "Bonita foto llena del amor más puro que te puedan dar", "Qué estampa tan preciosa, la mejor. Disfrútalos, te lo mereces por lo buen hijo que eres", “Me encanta verte así de feliz, recuerda que el amor que tú le des a ellos será lo que recibirás de ellos con el tiempo”, son algunos de los comentarios que han vertido los fans del artista.

Tras su paso por Nueva York, Kiko Rivera ha colgado un vídeo en el que resume la increíble experiencia, plagada de cochazos, fans y ‘sold out’. “Orgulloso de poder llevar mi música hasta la capital del mundo.... ¡Gracias Nueva York! ¡Gracias a todos los que vinieron y a los que no pudieron entrar espero volver pronto para compartir otra noche con vosotros! Aquí tenéis el resumen...: Una imagen vale más que mil palabras”, comenta el joven, quien asegura que ha encontrado una nueva familia en Nueva York.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

No sabemos cuántos de los asistentes a la fiesta estaban allí expresamente para ver a Kiko, pero lo cierto es que no le ha ido nada mal. Según algunas fuentes, el DJ no habría cobrado ni un céntimo por su trabajo, ya que la actuación está dentro de un contrato de promoción para abrirse un hueco en el difícil mundo discográfico estadounidense. El precio de las entradas variaba desde las más baratas, unos 30 euros al cambio, a los 1.200 euros que pagaron algunos por un reservado para diez personas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad