Salvador Sobral habla, sin tapujos, sobre sexo, y conquista a la audiencia

El ganador de Eurovisión 2017 ha pasado por una de las etapas más duras de su vida tras su reciente trasplante de corazón, sin embargo no dudó en sacar su lado más divertido y positivo con Bertín Osborne en 'Mi casa es la vuestra'.

image
Telecinco.es

'Mi casa es la vuestra' se ha convertido, este viernes, en un programa de lo más eurovisivo. Bertín Osborne ha recibido a Massiel y Salvador Sobral en casa para hablar de las luces y las sombras del festival europeo, y lo cierto es que ambos han dejado muy claro que no es oro todo lo que reluce. Massiel (ganadora del Festival en el año 1968) y Salvador Sobral (representante de Portugal y ganador en el 2017) han confesado lo que ha significado para ellos ganar un certamen musical como éste y han abierto su corazón. La cantante confesó que realmente era Serrat quien iba a cantar 'La, la, la', sin embargo, 10 días antes del evento se decidió que fuera Massiel quien acudiera al Festival porque el artista la quería cantar en catalán y no le dejaron. Los problemas, parece, vinieron después. Tras ganar el certamen, Massiel sufrió una fuerte censura por parte del Régimen de Franco, además de no haber ganado nada por su victoria: "No gané nada, gané que estuve mueve meses prohibida sin salir en televisión porque dije que no iba al Pardo. Hice unas declaraciones en Triunfo diciendo que no era franquista y que no quería ir al Pardo, y que no había puesto ese telegrama… y joder cómo sentó. ¿Conoces a alguien que gane Eurovisión y que esté nueve meses castigada sin ir a televisión? Pues aquí la tienes", confesaba Massiel.

Salvador, por su parte, ganador del certamen con Portugal el pasado año, le confesaba a Bertín que jamás se le había pasado por la cabeza participar, sin embargo, fue la preciosa canción que le compuso su hermana la que le convenció: "Cuando me lo dijo no lo quería ni pensar, pero ella me enseño la canción y no podía decir que no, sería un pecado. También lo hice porque nunca pensé que iba a ganar". Su objetivo era "cantar una canción bonita" y "transmitir alguna emoción" y reconoce que la gente no entendió (ni ha entendido aún) la canción.

Telecinco.es

Desde entonces Salvador Sobral es un cantante de lo más reputado, aunque no siempre fue así. Él mismo confesaba haber sido muy difícil llegar hasta aquí: "Hice muchos conciertos que no había nadie. Un día fui a tocar a Sevilla a un bar de mala muerte, la gente hablaba alto, nadie nos hacía caso, y al micrófono dije 'un día ustedes van a pagar 50 euros para venir a verme al teatro más famoso de Sevilla', con mi postura pedante. Y este año vamos al teatro de la Maestranza… tenía razón", confesaba.

Aprovechó, además, para hablar de su trasplante de corazón, del cual se recupera perfectamente. "Fue difícil, la operación la tenía que hacer. Creo que el ser humano se adapta a cualquier circunstancia, no tengo mérito todo el mundo se acostumbra… Subía cuatro escaleras y me quedaba sin poder respirar, era una locura y entonces mi vida era normal. En la lista estuve mucho, en el hospital cuatro meses… Un día te dicen es ahora y vas. Es una nueva vida, gané respeto por la ciencia y gané respeto por los enfermeros, es la profesión más noble que existe, bomberos y enfermeros".

Y sacando todo el sentido del humor posible a la situación, Salvador no dudó en hablar de sexo. Fue Enrique San Francisco quien quiso sacar el tema, a lo que Massiel respondía: "Yo soy mayor y él ahora seguro que no puede", y es que la cantante creía que después de una operación de corazón no podría practicarlo. "Sí puedo, gracias a Dios, si no, no habría hecho la operación", bromeaba, "ellos te mueven el corazón, ahí abajo no te tocan, ahí todo sigue intacto".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad