Mel B confiesa su descenso a los infiernos

La cantante lanza una autobiografía en la que explica el calvario que vivió junto a Stephen Belafonte, su problema con las drogas y hasta varios intentos de suicidio.

image
Gtres

"Mi vida era un desastre y quería salir", confiesa Mel B en 'Brutally Honest', una autobiografía que saldrá a la venta el próximo 27 de noviembre. La integrante de las 'Spice Girls' y juez en 'Factor X' se ha abierto en canal en un libro en el que confiesa el duro infierno por el que ha pasado en su vida. Todo se desató por un tormentoso matrimonio con Stephen Belafonte. La cantante cuenta, con detalle, algunos de los capítulos más difíciles de su vida: "Me sentía fea y detestada por el mismo hombre que una vez prometió amarme y protegerme, mi esposo y manager Stephen. Un hombre que después de 10 años de matrimonio tenía vídeos sexuales que podrían, y los dos sabíamos muy bien, destruir mi carrera y mi familia", relata.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ha confesado que durante su participación en el programa de televisión 'Factor X' consumía, consumía unas seis rayas diarias de cocaína para poder aguantar la convivencia con su marido, Stephen Belafont: "Era una persona triste y patética. Estaba fuera de control. Probablemente estaba tomando cinco o seis líneas al día antes y después del trabajo", confiesa. Hasta que llegó un momento en que no vio otra salida que el suicidio. Explica que abrió un bote de aspirinas en su baño y comenzó a tragar píldoras. "A medida que cada pastilla entraba en mi boca, me preguntaba: ‘¿Estás segura?’ Y tomaba otra. 10, 20, 50, 100. ‘¿Estás segura?’ 120, 150. ¿Estás segura?", detalla.

Gtres

Llegó a tomar unas 200 mientras escribía "notas frenéticas e inconexas" a su hija mayor, Phoenix. "El suicidio no era la respuesta. Tuve que llegar a un hospital. Tenía que sacarme esas pastillas del estómago antes de que sucediera algo", explica. La artista cuenta en un relato desgarrador que la puerta del baño estaba atascada y se hizo varios heridas en el rostro y el hombro, "que fueron visibles por los espectadores en la final de The X Factor, tres días después del incidente". "Todavía puedo recordar el miedo, el pánico y la confusión absoluta en mi cabeza", agrega. "Entonces todo comenzó a volverse negro y caí de rodillas. Podía sentir que la vida en mí comenzaba a agotarse". Lo siguiente que recuerda es despertarse en un hospital, rodeada por personal médico y su hija Phoenix, que no dejaba de preguntarle por qué lo hizo, y ese "fue el momento más triste de mi vida", recuerda; "Mirar a mi hija, angustiada, devastada, enojada, fue el momento en que supe que la lucha tenía que comenzar".

Sin embargo, esta no fue la primera vez que Mel B tuvo un intento de suicidio. Con solo 14 años, cuando todavía vivía en Leeds, Inglaterra, lo intentó por primera vez.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad