La foto de Ares Teixidó que evidencia su enorme pérdida de peso por su enfermedad

La presentadora ha hablado en más de una ocasión de la diabetes que le fue diagnosticada hace unas semanas, pero ahora ha querido ser más gráfica y mostrar las secuelas de su enfermedad

Ares Teixidó
Gtres

"Quién me diría a mí que debutaría en esto" eran las palabras que hace sólo unos días la presentadora Ares Teixidó utilizaba para anunciar que sufría, desde hacía un mes, diabetes de tipo 1. La supuesta ex de David Bustamante ha tenido un verano de lo más movido, y su entrada en el otoño no ha sido mucho más tranquila: "Es un proceso que requiere un tiempo de adaptación y compresión, y en ello estoy, intentando adaptarme. Lo de comprenderlo, a veces, me cuesta horrores", afirmaba en un post de Instagram en el que se negó a que su vida girara entorno a una enfermedad con la que puede llegar a hacer una vida normal, pero eso ocurrirá cuando aprenda a vivir con ella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
View this post on Instagram

La opinión es tuya, pero.. ¡la vida es mía!

A post shared by Ares Teixidó (@aresteixido) on

Por el momento, la enfermedad le ha provocado perder ya unos 10 kilos, una cifra nada desdeñable que le ha hecho estrenar un nuevo cuerpo, bastante más delgado. Sin embargo, este cambio no ha sido consecuencia directa de la diabetes, sino que ha tenido que cambiar su alimentación radicalmente, con una dieta pobre en hidratos que le ha servido para estar un poco más delgada:

Los comentarios de sus 'haters menos informados' no se hicieron esperar: "¿Y esa foto tan delgada? ¿Es para que nos preguntemos qué te pasa?", "Estás anoréxica", "Comete un buen cocido hija mía" o "vaya postureo mas absurdo.....no parece muy apenada con su enfermedad" son sólo algunos de los comentarios más hirientes que han dejado en su perfil pero, a pesar de todo, parece que Ares ha conseguido volver a recomponer su vida después de que, hace unos días, estallara en Instagram por el gran cambio que le ha traído su enfermedad, y que no estaba consiguiendo encajar...

View this post on Instagram

Hoy se celebra el Día Mundial de la Diabetes y mañana hace 1 mes de esta foto, mañana “cumplo” un mes de mi debut diabético tipo 1. Quién me diría a mi que debutaría en esto. Es un proceso que requiere un tiempo de adaptación y compresión y en ello estoy. Intentando adaptarme, lo de comprenderlo, a veces, me cuesta horrores. Si estás leyendo esto y te encuentras en la misma situación, te recomiendo que no sigas. Hoy no puedo decirte que vas a poder hacer una vida normal con la diabetes. Una mierda. Mi vida normal era la de antes. Antes de estar a todas horas midiendo mi glucosa, contando los malditos hidratos de toda mi alimentación, pinchándome la insulina lenta por la noche a la misma hora esté donde esté, la insulina rápida antes de las comidas, no reconociendo las malditas hipoglucemias, sintiendo una culpa permanente cuando mis índices de glucosa no son los esperados -a pesar de hacerlo todo bien-, tener miedo todas las noches antes de acostarme creyendo que voy a sufrir una hipoglucemia severa mientras duermo y no voy a enterarme. A la mierda. Quiero comerme un puto brownie de chocolate. Quiero ir al gimnasio sin medir mi glucosa antes, durante y después del entreno. Quiero dejar de pensar en mi diabetes las 24 horas del día. No quiero estar enfadada y triste como lo estoy ahora. No quiero sentirme débil, vulnerable. Que no. Que yo he sido siempre fuerte, joder. Que todo esto me está superando y me niego. El año que viene, en este mismo día, estoy segura que lo encajaré de otro modo. Hoy lo lloro, y mucho. Pero mientras yo me desahogo, hay gente llevando a cabo muchas actividades durante el día de hoy para concienciar sobre la enfermedad, para conseguir que muchos tengan un diagnóstico precoz, hay equipos médicos investigando sobre la diabetes para mejorar nuestra calidad de vida y sobre todo, hay diabéticos empatizando conmigo ahora mismo que estarán diciendo: “Cuánto la entiendo...”. Sentirme arropada y protegida por todos ellos hace que me sienta algo mejor. En un rato nos vemos en #LosInfiltradosDeGol con mi mejor sonrisa, lo prometo.

A post shared by Ares Teixidó (@aresteixido) on

Publicidad - Sigue leyendo debajo

"Mi vida normal era la de antes. Antes de estar a todas horas midiendo mi glucosa, contando los malditos hidratos de toda mi alimentación, pinchándome la insulina lenta por la noche a la misma hora esté donde esté, la insulina rápida antes de las comidas, no reconociendo las malditas hipoglucemias, sintiendo una culpa permanente cuando mis índices de glucosa no son los esperados -a pesar de hacerlo todo bien-, tener miedo todas las noches antes de acostarme creyendo que voy a sufrir una hipoglucemia severa mientras duermo y no voy a enterarme", relata antes de mandar todo "a la mierda".

"Quiero comerme un puto brownie de chocolate. Quiero ir al gimnasio sin medir mi glucosa antes, durante y después del entreno. Quiero dejar de pensar en mi diabetes las 24 horas del día. No quiero estar enfadada y triste como lo estoy ahora. No quiero sentirme débil, vulnerable. Que no. Que yo he sido siempre fuerte, joder. Que todo esto me está superando y me niego", decía muy harta de que la enfermedad la estuviera empezando a controlar.

A pesar de todo, Ares se acostumbrará a vivir su nueva vida porque, como ella dice, 'ha sido siempre fuerte', y estamos seguros de que, con el apoyo de sus seguidores, lo conseguirá. ¡Ánimo!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad