Oriana Marzoli desvela los problemas por los que ha tenido que ir al psicólogo

La ex gran hermana VIP más fugaz de la historia ha utilizado su último vídeo para abrirse en canal y dejar claro que ella es una mujer normal y corriente, con sus problemas y sus quebraderos de cabeza, y algunos de ellos la han llevado al psicólogo...

Oriana Marzoli
Gtres

Aunque a veces Oriana Marzoli no parezca de este mundo, la ex gran hermana VIP y colaboradora televisiva es una mujer normal, con sus problemas y sus quebraderos de cabeza. Porque, seamos sinceros, las celebrities no tienen ni vidas fáciles ni vidas perfectas: todos tienen "sus cosillas", ahora Oriana ha querido que sus miles de seguidores sepan que ella también las tiene, y esos pequeño problemas la han llevado al psicólogo. Y no ahora, sino que lleva yendo desde hace años. Y algunos os preguntaréis '¿qué le ocurre?'. Sencillo: su paso por la tele desde tan joven le ha pasado factura, y estar en unos programas que consisten básicamente en encerrarse en una casa y no salir (como '¿Volverías con tu ex?', que, por cierto, ganó) ha hecho que su estabilidad mental se vea afectada. Pero no ha sido lo único.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mediaset

"Empecé a ir (al psicólogo) a raíz de los realities, y a partir de ahí he preferido seguir yendo. A veces he dicho “para qué voy a ir, si ya se me ha pasado”, o he pensado en ir sólo cuando esté mal. Pues no: esto es algo que hay que llevar poco a poco. Y estoy súper contenta", afirma en su último vídeo para 'Algo pasa con Oriana', su canal en MTMad.

Otro de los problemas que la llevaron al psicólogo fue su ansiedad, una enfermedad de la que poco se habla pero que puede tener graves consecuencias: "He hablado mucho del tema de la ansiedad, porque ya sabéis que la sufro. No me gusta estar mucho encerrada en ningún espacio, y creo que esto me ha pasado a raíz de los realities, de verdad, de estar tanto tiempo encerrada y de vivir bajo cámaras. Eso pasa factura", señala.

Mediaset

Además, 'hurgando' un poco más en sí misma, ha llegado a la conclusión de que todo eso le está haciendo infeliz: "Me encanta lo que hago, explotar mi imagen, Instagram, mi canal... me flipa, porque creo que llego mucho a vosotros. Pero si me preguntáis qué quiero ser dentro de 3 años, no sabría decir. O qué me hace feliz... no sabría", dice con pesadumbre, antes de añadir que lo que quiere es irse, literalmente, "a tomar por culo".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mediaset

"No me malinterpretéis: quiero desaparecer, quitarme de encima a toda la gente y todo lo que no me aporta. Tener sólo gente que sume, que te incentive a ser mejor persona... gente que te quiera ver brillar, no hundirte", señala, y recuerda: "Una vez, un psiquiatra me dijo una cosa que no me gustó nada: 'tú tienes que caer en una depresión para saber realmente lo que quieres en la vida'. No, perdona: yo lo que no quiero es caer en picado. No entiendo por qué me dio ese consejo de mierda".

Mediaset

Los hombres también han sido un bache en su vida, porque por más que ella se entrega, no ha conseguido que un hombre la quiera para toda la vida (de momento), y ha entrado en un bucle psicoanalítico de lo más empoderador: "No puedes caer en una depresión por nadie. Puedes tener bajones, porque yo los he tenido y soy la primera que llora por las esquinas y todo es un drama. Que también tengo que aprender a canalizar, porque no es bueno que yo llore por todo. ¿Esa otra persona está llorando por ti? ¿Esa persona se está castigando por haberte dejado? ¡No! La gente te deja y pasa de tu culo. Entonces, la misma fuerza que tienen ellos para dejarnos, tenemos que tener nosotros para afrontarlo. Mucha gente me pregunta que cómo lo hago para superar tan rápido una ruptura, y no creáis que lo hago así de fácil: me intento autoconvencer, voy al psicólogo... pero tampoco me hago la dura, yo también lloro. Todo tiene su momento. El tiempo es lo que hace que se cure todo".

Mediaset

A pesar de todo, Oriana es de las que se cae, se levanta, lo vuelve a dar todo, vuelve a caer ¡y se vuelve a levantar! "En ese sentido, me gustaría que todo el mundo fuera como yo: que arriesgue en la vida. ¿De qué sirve preguntarse 'ay, qué hubiera pasado si...'? ¡De nada! ¡Haz lo que te apasione! Creo que es mejor equivocarse habiendo hecho lo que te apetecía hacer en todo momento. A lo mejor me llamáis 'hippy comeflores', pero ya está, ya vale: estoy podrida, harta de todo eso. Soy mucho más feliz en mi vida siendo así. No hablo sólo de chicos: también a nivel laboral, con las relaciones públicas, siendo siempre una bienqueda... me apesta. Os juro que haciendo lo que de verdad quieres hacer encuentras una paz interior que nadie te puede quitar". ¡Olé por Oriana! ¿Quién se apunta a seguir sus consejos?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad