Bruce Willis, muy perjudicado en un bar de Londres

El actor, con pinta de haberse pasado con el 'agua con misterio', tuvo que abandonar el local acompañado y dos personas de seguridad le ayudaron a subir a su coche. ¡Vaya tela!

Bruce Willis abandona, muy perjudicado, un bar de Londres
Hewitt / SplashNews.com

Fiestaaaaa! Eso es lo que debió pensar Bruce Willis cuando le invitaron a una hace unos días en Londres. Y, claro, el pobre, después de tanto tiempo sin salir y con lo que a él le gusta una juerga, lo dio todo. Qué pena que no pudiéramos ver por un agujerito cómo fue la cosa en el interior de la 'party'. De ahí que abandonara el local de aquella manera: acompañado de dos maromos que incluso tuvieron que ayudarle a subirse al coche. Su esposa, Emma Heming, no le acompañó en esta ocasión, pero ¿qué le diría cuando llegó a casa? Bruce salió del local sin chaqueta y sin apenas poder tenerse en pie. De hecho, este hombretón tuvo que ayudarle a bajar las escaleras…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hewitt / SplashNews.com

Para llegar hasta el coche que le llevaría de vuelta a casa y, probablemente a la bronca de su mujer, Emma Heming, Bruce también necesitó ayuda. Pero no le bastó con el brazo del mismo 'maromo' que le ayudó a bajar la escalera del local sino que tuvieron que pedir ayuda a otra persona de seguridad. ¡Entres dos personas casi no podían!

SplashNews.com


Ésta no es la primera vez que pillamos a Bruce así. El actor, cuando era más joven y estaba casado con Demi Moore, madre de sus tres hijas mayores, solía correrse juergas míticas en Hollywood hace unos años… Pero, desde que se casó con Emma Heming, parecía haber dicho adiós a las juergas.

Hewitt / SplashNews.com

A duras penas, Willis consiguió meterse en el taxi y, una vez acomodado en el asiento trasero, le entró el sueño. Lógico, después de una noche de juerga y de pasarse con el 'agua con misterio'. Bruce no podía mantener los ojos abiertos y, seguramente, llegó a su destino soñando con los angelitos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gtres

A pesar de esta mítica juerga, Bruce sigue siendo un padre entregado. Hace unas semanas, le vimos disfrutar del parque Disneyland, de California, en compañía de su esposa, Emma Heming, y sus cinco hijas: Rumer, Scott y Tallullah, fruto de su unión con Demi Moore; y Mabel, de seis años, y Evelyn, de cuatro, de su esposa, Emma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad