Terelu Campos confiesa que el infierno no ha acabado y enseña sus cicatrices

La colaboradora de 'Sálvame' ha vuelto a los platós para contar su calvario, y ha confesado que el proceso no ha acabado.

Terelu Campos, Sálvame Deluxe, Deluxe, Terelu, Sábado Deluxe, Terelu Sálvame, Terelu Sábado Deluxe, Telecinco
Telecinco.es

"Hablar del dolor nunca es cómodo", confesaba Terelu Campos en su regreso a los platós de televisión. La colaboradora ha vuelto a Telecinco para narrar su calvario desde que recibió la noticia de que padecía un nuevo cáncer de mama hasta que decidió someterse a una doble mastectomía, una de las decisiones más difíciles de su vida que ha provocado un absoluto infierno en su vida. Terelu ha protagonizado un recibimiento como nunca se había visto, con un atronador aplauso que ha hecho que se derrumbe por completo ante todos, pese a eso, no ha dudado en hablar abiertamente de lo que ha sufrido. Pero no solo ha narrado su calvario, además, la colaboradora se ha atrevido a enseñar sus cicatrices.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Telecinco.es

Lo que no esperaban los colaboradores, era la noticia que tenía preparada Terelu, y es que tendrá que someterse a una tercera intervención quirúrgica que es "absolutamente necesaria". "Forma parte de lo que ha ocurrido, formaba parte de lo previsto", asegura. "Es una cuestión en parte estética", confiesa, "después de todo lo que he pasado no me puedo quedar hecha un horror, hay que re modelar, arreglar, sacar grasa... inyectarla en las zonas necesarias", cuenta la colaboradora.

"Sería ridículo por mi parte no dejar que se acabara el trabajo", asegura la colaboradora, que confiesa "es natural que haya que hacerla".

Telecinco.es

Pese a todo no pierde la sonrisa, aunque lo cierto es que aún no ha superado del todo el duro infierno que ha vivido, al menos anímica mente. "Estuve tan frustrada y desesperada que estuve a punto de tirar la toalla", ha contado Terelu, y es que confiesa que patológicamente "ha sido demoledor". No ha dudado en confesar que "las heridas interiores han sido peor que las exteriores", ya que en el duro infierno que ha atravesado "verme ha sido muy duro", pues "no deja de ser una mutilación". Confiesa que al mirarse al espejo tras la operación "fue monstruoso".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad