Ana Obregón: “No me he derrumbado. Cualquier madre saca fuerzas de donde sea”

La madre de Álex Lequio nos da su entrevista más sincera sobre su estancia en EE.UU. apoyando a su hijo durante el tratamiento contra el cáncer que padece y contra el que lucha desde hace meses. Lamenta que el padre del joven no estuviera tan presente durante el proceso.

Sin duda, los últimos meses no han sido los mejores para Ana García Obregón, debido a la grave enfermedad de su hijo, Álex. Ambos viajaron a Estados Unidos donde el joven fue sometido a un tratamiento de quimioterapia para combatir la enfermedad; un tratamiento muy agresivo durante el que el joven se apoyo en la fuerza de su madre. La actriz, que está de regreso al trabajo en España disfrutando de la lenta pero segura recuperación de su hijo, ha aprendido a ver la vida de otra manera, según nos confesó en la presentación de los jamones y aceite de Torrequebrada.

¿Has echado de menos el jamón en Estados Unidos?

Lo que más. De hecho, cuando un amigo de Álex fue a visitarnos nos lo trajo a escondidas porque es difícil meterlo en el país. Mi hijo y yo llorábamos de emoción.

¿Cómo estás?

Estoy muy bien porque todo va increíblemente bien y esta pesadilla se va a acabar. Una vez que has tocado fondo y se te ha caído el cielo, y ahora vas recibiendo buenas noticias... No se puede poner una fecha para que esto se termine, pero mi lema en estos diez meses ha sido: “Ya está”.

Ana Obregón
Gtres

¿De dónde has sacado las fuerzas?

Cualquier madre saca las fuerzas de donde sea, porque es algo biológico. En ningún momento me he derrumbado. Yo ver la actitud de mi hijo ante el cáncer, es lo que me ha dado fuerzas, porque en ningún momento se ha quejado. Es una lección diaria. A mi se me anulo como persona porque todas las energías las puse en mi hijo. Yo ahora relativizo todo y pienso como me he podía quejar antes de tonterías.

¿Por qué os vais a Estados Unidos?

Porque había parte del tratamiento que no se podía hacer en España. Es una radioterapia de protones.

¿Qué tal con Lequio?

El estuvo al principio, pero sinceramente me hubiera gustado que estuviera más. Porque es el padre. Yo estaba muy sola en esa ciudad tan grande y yo no le quería mostrarle el estrés que yo estaba sufriendo.

¿Se lo has echado en cara?

Ni mi hijo ni yo porque cada uno es de una forma.

¿Cómo te sentó que Álex rompiera con su novia cuando empezó el tratamiento?

Ella estuvo muy poquito. Pero de eso no voy a hablar porque son temas de Álex.

Ana Obregón
Gtres

La verdad es que siempre te hemos visto como una showoman y en Estados Unidos...

Allí no era Ana Obregón. Era una madre cuidando a su hijo. Yo hice la maleta en 48 horas y he vivido durante seis meses con dos cambios. Por supuesto lavándolos. Un día me di cuenta de la cantidad de canas que tenía, pero no iba a la peluquería porque me daba igual. Quiero decir una cosa: Tengo que agradecer a esas personas que me han seguido durante mis 40 años de carrera, porque gracias a ellos he podido salvar la vida a mi hijo.

¿Qué es lo más bonito que te ha dicho tu hijo en estos diez meses?

Me quedo con el abrazo que me dio hace poco en la última sesión de quimioterapia.

Y ahora te vas a volcar en apoyar a las asociaciones relacionadas con el cáncer.

Sí, me voy a dejar la piel para ayudar a fundaciones como la Fundación Caico, que ayuda a familias que no tienen los recursos que he tenido yo. Esta fundación ayuda en el Hospital Niño Jesús y ahora voy bastante a visitarlos.

¿Y qué te dicen esas madres?

Al final somos iguales. Yo en Estados Unidos he visto cosas que no se las recomiendo a nadie cuando he tenido que ir sola con mi hijo de madrugada al hospital.

Pues ahora que se está terminando todo, habrá que buscarse un novio...

¡Ni en broma!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad