Rodolfo Sancho: “Recomiendo ser padre joven”

El actor tuvo un hijo con 19 años y sabe de lo que habla. El cura de ‘La Señora’, que vive con la actriz Xenia Tostado, dice: “Creo en el matrimonio”

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Está que cruje. Sobre todo, después de que se plantó la sotana en ‘La Señora’ (TVE). El morbo es lo que tiene… Rodolfo Sancho, que ha despedido la primera entrega de la serie, volverá a ponerse el alzacuellos en septiembre. El actor habló con Lorena Berdún en ‘Balas de plata’ (TVE), de su trabajo, de su familia…

¿Cómo estás?
Muy bien, muy contento.

¿Ya de vacaciones?
Sí, reanudamos en septiembre. Así que, hasta septiembre, tranquilidad, que hacía falta un poco.

Hace unas semanas estuvo aquí tu padre.
Lo sé.

Hablamos mucho de vosotros, de la familia…
Somos una familia numerosa.

¿Tú siempre has querido ser actor?
Sí, hubo una época en la adolescencia y en esos momentos rebeldes que no quería nada en realidad, pero de pequeñito siempre quise ser actor. Además, llevaba un actor dentro. Un payasete.

¿Quiénes han sido tus maestros?
Yo creo que la clave en esto es buscarse a uno y encontrar dónde está la fuerza de uno como actor. Intento beber mucho de mi intuición. Obviamente todo el cine que uno ha visto, toda la televisión y los actores en los que se ha fijado… Eso va quedando de una forma inconsciente. Yo no soy nada mitómano, no idealizo a nadie, pero a mí me gusta mucho Jack Nicholson. Jack Nicholson tiene una cosa, que es estar vivo todo el rato. Todo actor quiere eso: quiere estar siempre vivo, pero no es fácil de conseguir. Es un punto intermedio entre el drama y la comedia que no saben hacerlo muchos actores. Este señor tiene Oscar por drama y por comedia. Los demás no pueden decir lo mismo. Qué pedazo de actor, qué maravilla.

¿Te acuerdas de los sábados que después del Telediario ponían los dibujos animados y luego una película del Oeste?
Eso se ha perdido…Yo eso lo recuerdo como ese momento pacífico después de comer. Había siempre un Western que ver. Eso lo tengo muy ahí. Ya no nos echan ninguno. Podían echar uno de vez en cuando. Yo recuerdo varias series. A mí me gustaba mucho “Norte y Sur”. Esa cosa épica…

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Eso tiene mucho que ver también con lo que tú haces…
A mí siempre me ha gustado mucho la época, la épica y las historias grandes. También veía otro tipo de series, “El coche fantástico”, “El Equipo A”…

Como actor tiene que ser muy bonito bucear en otra época. Ahora estáis con “La señora” recreando los años 20, una época muy estética…
Es preciosa y muy convulsionada en muchos sentidos. Me saca mucho del presente y me ayuda a integrarme en el personaje.

También hiciste “Amar en tiempos revueltos”…
Sí, era un personaje distinto, republicano y revolucionario en una época complicada para ser republicano y revolucionario. Disfruté muchísimo también haciendo ese personaje. Me llenó.

A los 8 años hiciste “Los desastres de la guerra”.
Fue lo primero que hacía. De niño te dicen: vas a hacer un papel y un día te llevan ahí y resultaba que era Mario Camus. Con él he hecho mi última película, “El prado de las estrellas”. Para mí es emocionante el reencuentro.

¿Qué planes de cine tienes?
Voy a hacer una película ahora que se llama “La herencia de Valdemar”, dirigida por José Luis Alemán. Es una apuesta fuerte, una gran película, mucho efecto especial. La confianza que tienen en el proyecto es enorme, muy bonito y muy grande y el papel es muy distinto, con lo cual me gusta.

La televisión está dando muchos actores nuevos. Es un medio, ¿no?
Totalmente. La televisión se ve mucho más, es más popular, la gente lo ve más. El problema que tenemos con el cine es que lo siguen produciendo las televisiones. Algún día quizás sea una industria fuerte por sí misma y es cuando realmente eso cogerá cuerpo.

Tienes un hijo que es ya casi adolescente, Daniel, de 14 años.
Es más alto que yo ya.

Nuestros amigos están ahora empezando a cambiar pañales y tú ya eres un padre hecho y derecho.
Sí, yo lo veo en la gente de mi generación y pienso: pues no os queda nada.

Tú fuiste padre muy joven, ¿te costó?
La verdad es que no. Yo lo aconsejo, si se puede. Tienes una energía, una ilusión y una cercanía a tu adolescencia y a la infancia, que te hace comprender muchas cosas de tu hijo de una forma muy sencilla. Luego, con 25 años todavía juegas al fútbol con tu hijo mejor que con 45 y tienes fuerzas para ir al parque de atracciones. Es un poco como se ha ido montando la sociedad. Con esto de hacer la carrera hay gente que con 35 todavía está luchando en su vida y no tiene tiempo, ni es el momento. Supongo que no tienen facilidades. Hoy en día ten una hipoteca y tres hijos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad