Mario Vaquerizo hace balance de sus 20 años junto a Alaska

“Igual que creo en la penicilina, creo en la cirugía estética” nos cuenta el coqueto primer hombre Pantene, que se cuida mucho para su mujer, Olvido Gara.

Mario Vaquerizo, embajador de Pantene
Guillermo Jimenez

De todos es sabido que Mario Vaquerizo es un hombre presumido, que siempre está pendiente de su imagen, cuidando sus estilismos al máximo. Por este motivo, el líder de Las Nancys Rubias se ha convertido en el primer Chico Pantene. El marido de Alaska está encantado con la nueva línea de Superalimento BB7 de la firma de cuidado capilar. Hablamos con él sobre este nuevo proyecto y sobre los 20 años que lleva al lado de su mujer, la popular Olvido Gara, Alaska.

Primer embajador de Pantene…

Sí, primer hombre Pantene. No podía ser otro. Para mí ha sido un ejercicio de autoreafirmación.

¿Por qué?

Porque ya me conocéis, me gusta cuidarme el pelo. Además, he tenido la suerte de hacer el anuncio con todas estas mujeres: con Paula Echevarría, María Castro o Ángela Molina. Soy el único macho alfa.

¿Cómo se siente uno con tanta estrella?

Bien, yo también me siento una estrella (risas). Me ha gustado que Pantene diga que la higiene capilar no es sólo una cosa de mujeres.

Antes te teñías. ¿Por qué peinar canas ahora?

Porque un día apareció la cana. Mi padre es canoso y yo nunca he tenido prejuicios con las canas. Un día me empecé a dejar mi pelo natural y me veía más guapo. Yo todo lo que hago es porque me hace sentir bien. Además, a Olvi le gusto con canas.

¿Lo haces por ella?

Por los dos. Quien tenga una tienda que la tenga, o si no que la traspase. Después de 20 años juntos hay que estar a gusto, pero también hay que procurar seguir gustando a la otra persona.

Eso es fundamental…

Después de 20 años corres un peligro porque tu pareja se puede convertir en tu hermana, y no es eso. Una relación hay que cultivarla y estar al pie del cañón.

Mario Vaquerizo
Guillermo Jimenez

¿La llama de la pasión sigue encendida después de 20 años?

Sí, pero no con la misma intensidad. Una relación es un proceso. Y ya con 45 años tampoco hay que desafiar a la naturaleza. Lo importante es que siempre haya algo, porque si no, apaga y vámonos.

¿Existe el sexo sin amor?

Claro. ¿Quién no ha fo... con alguien que no le ha interesado nada? Lo que pasa es que el sexo con amor es cómodo.

¿Por?

Porque tienes más confianza, porque con una que no tienes confianza no es lo mismo y te creas más expectativas. Todos hemos pasado por todas las etapas, pero con amor tienes conocimiento y sabes dónde no vas a fallar nunca porque sabes lo que le gusta a la otra persona. Ahora mismo me parezco a la doctora Ochoa.

En el mundo del espectáculo, la infidelidad siempre está rondando. ¿Nunca te ha tentado?

No, porque no sé si me compensaría. Nunca he tenido la necesidad. Igual es porque soy muy profesional hasta en la pareja. Porque si tengo que ser infiel, para eso no tengo pareja. Pero cuando era joven tampoco he sido infiel. Yo tuve dos novias hasta que llegó Olvi.

Y Olvi te conquistó con sus baños de canela.

Bueno nos conquistamos mutuamente porque lo teníamos clarísimo.

¿Sigues siendo adicto a la cirugía estética?

Igual que creo en la penicilina también creo en la cirugía estética. Porque una te ayuda a no tener dolor y la otra te ayuda a sentirte bien contigo mismo. Yo no me voy a conformar con lo que la naturaleza me haya impuesto ni con lo que la sociedad me haya impuesto. Soy un luchador nato y lucho con el aspecto que me ha dado la naturaleza.

Vas a ser el más guapo del cementerio.

Es que quiero ser yo, porque yo me he hecho a mí mismo.

Mario Vaquerizo, hombre Pantene
Guillermo Jimenez

¿Tu madre qué te dice? Porque es la que te ha parido.

Pues a ella la he educado. Ahora me da la razón, con la que me dio cuando me hice los pómulos. Mis padres me han educado muy bien, pero yo también les he educado a ellos con el paso del tiempo. Ellos me querían proteger por lo que pensara la gente.

Pero eso a ti siempre te ha resbalado...

Ahora menos, pero cuando eres pequeño te afecta. Cuando con veinte años lo tienes claro, tiras para adelante como los de Alicante.

Es muy fácil recurrir al insulto de ‘maricón’.

Pero me lo siguen diciendo cuando se dan la vuelta después de alabarme. Pero me da igual. Me jode más por Olvi, porque la están cuestionando. Olvido no va a estar con un maricón 20 años porque tiene sus necesidades.

¿Ella qué dice?

Olvi pasa porque tiene muy claro lo que tiene en casa. Para nosotros que nos llamen maricones no es ningún insulto, pero sí que están pensando que es tonta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad