Eduardo Aldán se vuelve loco por... ¡unas croquetas de cabrales!

El protagonista de 'El jefe' o 'Espinete no existe' nos cuenta que se pierde por esta contundente de sabor contundente.

Eduardo Aldán
Guillermo Jiménez

Actor, presentador, guionista... y con un paladar increíble. Así se define el protagonista de 'Espinete no existe', obra con la que ha triunfado en los escenarios madrileños durante una década y a la que guarda un enorme cariño y muchos desvelos. Ahora, mientras prueba suerte con su nuevo trabajo, 'El jefe', Eduardo Aldán nos cuenta que una de sus aficiones es la cocina. Pero, sobre todo, lo que le vuelve loco es degustar platillos y descubrir nuevas recetas. Y es que como buen vasco (Portugalete, 1973) es de buen comer. Pero ni te imaginas cuál es su plato favorito, que no es de la cocina vasca, sino típico de la casturiana: las croquetas de cabrales. Sin duda, una receta contundente, de sabor intenso y con unas cuantas calorías pero que le vuelven loco. ¿Quieres saber cómo prepararlas? Toma nota, porque requiere su maña.

Croquetas de cabrales

Croquetas de cabrales
Hearst

Ingredientes: 120 g de queso de cabrales, 200 g de pan rallado, 60 g de harina, 50 g de mantequilla, 30 g de nueces, 3 huevos, 1/2 l de leche, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta. Coste aproximado (para 4 personas): 6 €. Calorías por ración: 360. Tiempo:
1 hora. Dificultad: fácil.

Paso 1

Croqueta de cabrales paso 1
Hearst

Poner una sartén al fuego con la mantequilla, añadir la harina removiendo unos segundos e ir añadiendo la leche poco a poco hasta obtener una bechamel poco espesa. Salpimentar.

Paso 2

Croquetas de cabrales
Hearst

Pelar y picar las nueces. Añadir a la sartén el cabrales en trozos pequeños con las nueces y salpimentar. Remover unos segundos, mezclar con la bechamel y pasar a una fuente extendiendo la masa para que se enfríe. Dejar reposar unas horas en la nevera.

Paso 3

Croquetas de cabrales paso 3.
Hearst

Formar las croquetas con dos cucharas y pasarlas por los huevos batidos y a continuación por el pan rallado. Calentar abundante aceite en una sartén y freír las croquetas hasta que estén doradas. Sacarlas y dejar escurrir sobre papel absorbente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad