Kim Kardashian revoluciona Japón con el lanzamiento de su nueva creación

El país oriental está indignado con el nombre que la empresaria ha dado a su nuevo producto: una faja reductora. ¿Qué nombre le ha puesto para indignar a toda una nación?

Kim Kardashian luce dos vestidos de inspiración griega durante la inauguración de una exposición sobre Thierry Mugler
Gtres

Japón se ha puesto en pie de guerra contra Kim Kardashian. ¿El motivo? El último lanzamiento de la mujer de Kanye West. Y es que Kim acaba de lanzar su nueva línea de fajas reductoras y no se le ha ocurrido otro nombre para bautizar a la prenda que kimono, algo que no ha hecho nada de gracia en Japón. Se trata de unas fajas reductoras que incluyen culotes, bragas y sujetadores de color carne y que puedes obtener desde la talla XXS a la 4XL, llamadas 'Kimono' y que su objetivo es "solucionar unos problemas no precisados de la mujer trabajadora", según Kim Kardashian.


La influencer ha decidido darle a su colección el nombre de 'kimono', aunque aún no hayan dado la razón de por qué, posiblemente sea porque la palabra empieza por la letra 'K', que tanto caracteriza a esta familia . El caso es que las modelos lucen en la promoción unas formas que no tienen que ver con la vestimenta de un kimono asiático. El kimono fue una prenda en el siglo XVI alcanzó su máxima popularidad y, hasta día de hoy, los japoneses siguen utilizándolo para fechas señaladas e importantes para ellos, como graduaciones, bodas o funerales.

La costumbre es que dicha prenda pase de madres a hijas y que consiga un simbolismo muy importante en una sociedad arraigada a sus costumbres centenarias. Para los japonenes, es una ofensa que se le de el nombre de 'kimono' a una prenda de ropa interior.

Las redes sociales se han puesto en contra de la situación y han tachado a Kim Kardashian de ignorante y a sus fajas de horribles. Los hashtags #KimOhNo y #culturalappropiation se han viralizado rápidamente. "Gracias por asesinar la cultura japonesa. Mi cultura no es tu juguete. No sientes ningún respeto por nadie que no sea de tu familia. En los 15 años que dices que has estado desarrollando este proyecto, ¿no has podido encontrar a ningún asesor cultural?", opina muy enfadada una usuaria de Twitter.

A pesar de todo el revuelo que está teniendo este asunto, la estrella de 'Keeping up with the Kardashians' ya tiene todos los asuntos legales cerrados y no le afecta en ningún ámbito estas quejas.



Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad