Mónica Hoyos, muy morena en Ibiza

Seremos buenos y te daremos una pista: pertenece a una ex superviviente. Que comiencen las apuestas...

Si has sido capaz de adivinar a la primera a qué famosa pertenecen estas estupendas posaderas bien bronceadas ¡enhorabuena! Está claro que te mereces el galardón al fan número uno de 'Supervivientes 2019'. Efectivamente, esa silueta que posturea con tanto estilo a borde de un yate en las aguas mediterráneas de Ibiza pertenece a una de las supervivientes de la última edición del reality. No, no es el culete de Isabel Pantoja, ni el de Violeta Mangriñán, ni mucho menos el de Mahi. La dueña de esas posaderas tan bien puestas es nada más y nada menos que Mónica Hoyos. ¡Aplausos para los acertantes!

Mónica Hoyos en Ibiza julio 2019
GTres

Y es que tras ‘Supervivientes’, la peruana ha decidido escapar a Ibiza para olvidarse allí de los enfrentamientos en con Albert y Pantoja. Parece que los casi tres meses que ha pasado en una isla en Honduras junto a sus compañeros de reality no han sido suficientes para hartarse de sol y playa.

Mónica Hoyos en Ibiza julio 2019
GTres

Mónica Hoyos ha vuelto a hacer sus maletas y se ha marchado a Ibiza. Tras haber perdido hasta once kilos en el concurso, la presentadora lució tipazo con un bikini de lunares mientras bailaba desinhibida sobre la cubierta de un yate. Incluso, presumió de agilidad saltando entre las barras, todo ello mientras seguía ligando bronce.

Mónica Hoyos en Ibiza
GTres

La ex de Carlos Lózano aprovechó para hacerse una completa sesión de fotos en cubierta con todo tipo de poses demostrando que sabe muy bien cómo ganarse a la cámara. Que si brazos para arriba, que si saco pecho, que si ahora sácame este perfil...

Mónica Hoyos en Ibiza julio 2019
GTres

Y entre tanta foto, Mónica Hoyos eligió su favorita para colgarla después en su cuenta de Instagram y presumir del moreno cogido en la isla. Así que tenemos de un “por delante y por detrás, tris, tras”.

Está claro que Mónica Hoyos ya se ha repuesto del batacazo moral que supuso para ella ser expulsada de Supervivientes a las puertas de la final. Tras el disgusto, la peruana se lo tomó con filosofía y llegó a España cargada de buen rollo, el mismo con el que la hemos visto pasárselo pipa en Ibiza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad