Joaquín Cortés, los años le sienta muy bien

Los años han cambiado y mucho al bailaor que ha dejado atrás su faceta de sex-symbol y cuerpo escultural, que robaba suspiros en el escenario, a este hombre que ejerce de papá orgulloso y luce 'curva de la felicidad'.

Los años nos pasan factura a todos, da igual que seas famoso o no. Pasan implacables y a algunos les sientan mejor que a otros. No cabe duda de que a Joaquín Cortés lo de 'cumplir primaveras' le han sentado de maravilla. No solo ha ganado unos kilitos sino que luce una imagen mucho más serena y feliz. ¿Cuál será la receta de tanta felicidad? Atrás quedaron los años donde el bailaor lucía una excelente forma física, por exigencias de su trabajo, porque ser el mejor sobre los escenarios le exigía estar al 100%. Sin embargo, ahora su rol ha cambiado totalmente y está supercentrado en su papel de enamorado papá y, encima, presume de ‘curva de la felicidad’. Joaquín, ¡quién te ha visto y quién te ve!

Verano de 2002

Joaquín Cortés y verano de 2001 
Agencias

Así de espectacular estaba a los 33 años, a lo 'Jesucristo Superstar', cuando el bailaor enamoró a la mismísima diosa de ébano, Naomi Campbell,: ‘six pack’ perfecto y melena al viento. ¡Menudo cuerpazo!

Verano de 2005

Joaquín Cortés verano 2005
Agencias

Por aquel entonces, el bailaor saboreaba las mieles del éxito, pero siempre hacía un 'break' para disfrutar del verano. Con ese cuerpo que lucía no nos extraña que fuera superfan de los slips de baño. Mirad lo bien que le sienta este mini bañador marrón.

Verano de 2011

Joaquín Cortés verano 2011
Agencias

Este año prefirió dejar a un lado los bañadores cortitos y dar paso a las bermudas que se pusieron de moda. La verdad que no lucen igual, pero sigue teniendo ese 'sex-appeal' y sigue siendo el mismo ‘buenorro’.

Verano de 2016

Joaquín Cortés verano de 2016
Agencias

Abonado ya a las bermudas y con unos kilitos de más, Joaquín corrió por la arena como un auténtico vigilante de la playa.

Verano de 2018

Joaquín Cortés, Romeo, Mónica Moreno verano 2018
Agencias

Disfrutaba en Cádiz con su chica, Mónica Moreno, de su primer verano como papá del sol de su vida: un encanto de niño llamado Romeo. Ya no está como antes y parece que le cuesta quitarse la camiseta, pero esa sonrisa delata que es un hombre feliz.


Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad