La actriz Lea Michele desvela la enfermedad que padece: "Los efectos secundarios pueden ser brutales"

La polifacética artista ha ofrecido una entrevista en la que, al fin, se ha abierto completamente sobre su síndrome de ovario poliquístico, y así es como ha aprendido a vivir con ello

lea michele
Gtres

Convivir con una enfermedad no es plato de gusto para nadie, y más si esa enfermedad te frena día a día. Millones de personas viven así, y muchos de nuestros famosos no son ajenos a ello: hace unos días, Nacho Vidal desvelaba que sufre el síndrome de Reiter, y ahora otra famosa, esta vez de Hollywood, ha contado en una entrevista en la que se ha abierto en canal, que convive con el síndrome de ovario poliquístico, y no es otra que la que fuera protagonista de la exitosa serie 'Glee', Lea Michele.

This content is imported from Instagram. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.
View this post on Instagram

Sun hat series ☀️🌊

A post shared by Lea Michele (@leamichele) on

Ha sido a la publicación norteamericana 'Health' donde ha querido hablar de ello, especialmente para ayudar a otras mujeres a que se hagan chequeos periódicos, sobre todo si creen que sufren los mismos síntomas que ella: "Los efectos secundarios pueden ser brutales, como aumento de peso y problemas en la piel", desvela en el artículo. Un desajuste hormonal que le hacía sentirse como si fuera de nuevo una adolescente, con acné e incluso cambios de humor. Unos síntomas que podían ser fácilmente confundibles con otras cosas, y hasta los médicos no supieron muy bien lo que podía pasarle en un primer momento.

This content is imported from Instagram. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

A pesar de ello, le recetaron medicación, pero la artista, que empezó a sentir los cambios poco antes de cumplir los 30, se negó a tomar nada: "Sentí que eso no iba a ser la cura definitiva", cuenta abiertamente. No fue hasta que cambió de médico para pedir una segunda opinión cuando, finalmente, le descubrieron su dolencia, y ahora ha aprendido a convivir con ello: "A través de la dieta he podido manejarlo. Pero soy muy afortunada, porque hay versiones mucho más extremas del síndrome de ovario poliquístico con las que las mujeres tienen muchas dificultades: la mía no es tan intensa".

This content is imported from {embed-name}. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad