Kiko Hernández desvela de qué parte de su pasado se avergüenza profundamente

El colaborador de 'Sálvame' es uno de los más herméticos en el programa, pero por fin se ha sincerado sobre lo que más le pesa de su pasado... y normal que se avergüence, la verdad

Kiko Hernández
Gtres

Hay una novela que clama en su título que 'el pasado siempre vuelve'... y qué razón tiene. De hecho, estos días en 'Sálvame' parece que se han empeñado en formar su propio 'Hormigas Blancas' y al que le ha tocado enfrentarse a una parte de su pasado que no le gusta nada, después de Terelu Campos, ha sido Kiko Hernández. El colaborador era este martes 10 de septiembre "víctima" de la cúpula del programa cuando sacaron un vídeo en el que por su boca salían improperios a diestro y siniestro durante su época en 'Crónicas Marcianas'... y Kiko no podía evitar llevarse las manos a la cara de la vergüenza.

Kiko Hernández
Telecinco

¿Sería por su look de principios de los años 2000? ¿Por sus pelos? ¿Por sus dientes sin arreglar? Nada de eso: lo que más vergüenza le daba era verse poniendo verde a cualquiera, y de eso es de lo que más se arrepiente a día de hoy, de haberlo hecho, además, a cambio de un talón: "Me avergüenzo de haber hecho esas cosas, de haber puesto a parir a la gente… Por dinero te sentabas y ponías a parir a alguien. Encarni (Ledesma, madre de su ex, Patricia Ledesma) me llegó a demandar. Yo no tenía nada en contra de ella. Yo gané el juicio, pero pudo haber ganado ella", rememora.

Kiko Hernández y Makoke, en Sálvame, confirman que Kiko Matamoros y Sofía Suescun sí tuvieron una relación, y tienen pruebas
Mediaset

Al menos aquel episodio le sirvió como lección: "Con eso aprendí que no todo vale en televisión", señaló antes de añadir: "No estoy pidiendo perdón, pero no volvería jamás a hacer ese tipo de televisión. Lo hice en aquel momento, pero entonces solo veía el dinero. Veía que solo estaría seis meses, o un año, o un año y medio… Luego me fue yendo bien y he seguido trabajando en televisión".

Hay quien puede pensar que a día de hoy sigue haciendo lo mismo, pero ahora hay que matizar: sólo habla de lo que sabe, y no suelta improperios contra viento y marea: "Si volviera a la etapa de Crónicas Marcianas no haría lo mismo… Tenías que decir 'las cuatro letras' porque así lo pedía la audiencia", afirmaba de una época en la que "criticaba a alguien y a lo mejor la pobre mujer no había hecho nada. Era lo que tú entendías que tenías que hacer. Ahora pienso que hacer eso con una persona a la que no conozco de nada… no compensa".

A pesar de todo, ha entonado el 'mea culpa', ya que era él el que, al final, se prestaba a hacerlo "y el que cobraba el talón", apuntaba. Al menos ha reconocido sus errores...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad