Bibiana Fernández: "Hacienda me lo ha quitado todo. Ya como no me quiten las prótesis..."

La colaboradora de televisión y actriz vuelve con una nueva obra de teatro, 'La última tourné', y hemos hablado con ella porque sus problemas de Hacienda no han terminado...

Bibiana Fernández presenta su obra de teatro 'La última tourné'
Gtres

El próximo 26 de octubre empieza la nueva obra de teatro que vuelve a unir a Bibiana Fernández con Alaska, Mario vaquerizo y Manuel Bandera. "La última tourné" cuenta la historia de una compañía que se resiste al paso del tiempo y les cuesta decir que no al género de la revista. Bibiana Fernández interpreta a una vedette, como lo fue ella hace muchos años cuando empezaba su carrera.

¿Cuál es tu personaje en esta función?

Es un personaje muy divertido. Interpreto a una mujer muy excesiva, que lleva viviendo en el género de la revista toda la vida y se resiste a cambiar. Su mundo se está cayendo a su alrededor. Decir adiós a algo siempre cuesta.

Este texto te traerá muchos recuerdos de cuando tú empezaste.

Me da referencias. Yo en este género he conocido a mucha gente. Yo he hecho revista muchas veces. Me acuerdo de que en el año 81 yo estaba encima del escenario en Madrid y se estaba produciendo el golpe de estado.

¿Os enterasteis después?

Qué va. El dueño de la discoteca era de una ideología muy de derechas, y se hizo la función como si no pasara nada. Yo, durante toda la función, creía que iban a entrar y me iba a pegar siete tiros.

Bibiana Fernández presenta su obra de teatro 'La última tourné'
Gtres

¿Qué tienes de tu personaje, Miranda?

Los recuerdos. Porque ese género lo he vivido. Tanto en ella como en mí. Está en el ADN.

¿No te has planteado plasmar esos recuerdos en un libro?

No. Me lo han dicho muchas veces, pero no soy nostálgica.

Tu personaje se resiste al paso del tiempo. ¿Bibiana también?

Yo es que no tengo otra alternativa que llevarlo bien.

Bibiana Fernández presenta su obra de teatro 'La última tourné'
Gtres

Qué maravilla volver al teatro otra vez con el mismo equipo que la última vez, ¿no?

Es una maravilla. Es trabajar en familia.

Te vemos más delgada.

Yo hice un régimen hace tiempo, ahora como bien. Hice el régimen antes de dejar de comer, porque yo la ansiedad la tengo de forma natural.

¿Y lo de llevar peluca ahora?

Es por comodidad, por no tener tiempo para ir a la peluquería. Pero la peluca llegó a mi vida porque fui a comprar pelucas para la función y vi ésta que me saca de más de un apuro.

Bibiana Fernández presenta su obra de teatro 'La última tourné'
Gtres

¿Cómo va tu tema con Hacienda?

Siempre está igual, porque no se acaba nunca. Yo no paro de pagar. Ya me lo han quitado todo, ya como no me quiten las prótesis... Yo sigo trabajando y me siguen quitando dinero.

Suponíamos que cuando Alaska y Mario te compraron la casa, ya lo solucionaste.

¡Qué va! Si me quitaron hasta los pisos de Málaga. El tema es que el Estado se ha convertido en una especie de tirano porque me tiene esclavizada. Yo he pagado todo, incluidos los intereses y las multas.

¿Has calculado cuánto te queda?

No lo sé. Yo espero terminar pronto porque me veo muriéndome. Ya me merece la pena hasta morirme. No me importa que me hayan quitado todo, el problema es que me van a quitar la alegría porque siempre me veo en el punto de partida.

Menos mal que no eres apegada a lo material.

No, pero es que me gustaría vivir.

De todas formas, no paras de trabajar: teatro, tele, radio. ¿No piensas en bajar el ritmo?

¿Cómo? Si Hacienda me va a quitar hasta el ritmo...

¿Cómo vas de amores?

Tengo tres perras, ¿te parece poco? El amor no se busca.

¿Pero si ves a alguien no te ilusionas?

Yo ya no estoy para carpetas. Muerta no estoy, si aparece un hombre que me gusta, claro que me gusta. Mamonear por mamonear, no.

¿Te has vuelto más exigente?

No. Cada amor que he tenido ha sido real, independientemente del tiempo que haya durado.

Bibiana Fernández en la presentación de su obra de teatro 'La última tourné'
Gtres

¿Cuánto tiempo llevas sin pareja?

No sabría decirte.

Te darás alegrías...

A veces las alegrías cuestan mucho y tienen un precio emocional. Yo estoy dispuesta a cualquier cosa, hasta que me atropelle el AVE, pero tiene que venir el AVE. Yo no me puedo tirar debajo del AVE.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad