Bertín Osborne y Miguel Bosé vivieron una experiencia paranormal

En México ambos compartieron discográfica y les recomendaron que acudieran a una de las experiencias más fuertes que ha vivido el cantante.

Bertín Osborne en Viva la vida
Telecinco

Bertín Osborne era muy escéptico con el asunto de lo paranormal, hasta que creyó. "Yo pensaba de primeras que era una tontería", ha asegurado en el programa de 'Viva la vida' donde ha comenzado a colaborar. Sin embargo, sus estancias en México han hecho que finalmente sea uno de los más convencidos de que, al menos, el mal de ojo existe. Y es que, a insistencia de Emma García, a la cual parece que le gusta mucho esto de lo paranormal, el cantante de rancheras ha explicado cuál ha sido la experiencia paranormal que más le ha marcado, recordando el momento en el que visitó, junto a Miguel Bosé, Enrique del Pozo y Paloma San Basilio, a la curandera Doña Rosita.

"De entrada me mosqueó cuando me dijeron que no cobraba", explicaba Bertín asegurando que había sido una experiencia muy fuerte pero no la única. De camino compraron un huevo de gallina al que escribieron con un rotulador su nombre y lo mantuvieron cerca de ellos durante todo el camino hasta que entraron a su consulta. "Había una cola que rodeaba la manzana. Lleno de gente esperando para entrar", aseguraba el cantante aún asombrado por el poder de la curandera.

Bertín Osborne
Telecinco

Cuando llegaron allí, Doña Rosita cogía su mano, con el huevo siempre en ella, y la guiaba para pasar por todo el cuerpo mientras rezaba a Dios "y eruptaba muchísimo". "Ella te explicaba que todas tus malas energías se las llevaba ella y eso es lo que la hacía eruptar. Y ella por la noche se tiene que limpiar de todo el día", explicaba. Pero lo paranormal venía después de ese momento.

Tras haber pasado el huevo por todo tu cuerpo, la curandera cascaba el huevo que aún estaba sujetando Bertín "y lo que caía de ese huevo eran cosas insólitas". De su huevo salieron 3 plumas de cuervo liadas en la yema, una cinta roja llena de alfileres que significaba que le habían deseado la muerte: "lo que me quedaba de vida era lo que quedaba el hilo sin alfileres que era muy poco". Del grupo, a Miguel Bosé le salió un muñeco de cera negro con hilos en la garganta y los ojos mientras que a Paloma San Basilio le salió un sapito "con una peste horrible".

Los contertulios estaban alucinados de la historia que estaba contando Bertín y no hacían más que preguntarle detalles para saber si el huevo era especial o no, o si él notaba algo diferente cuando lo hicieron. "Me noté sin huevo", aseguraba Bertín, que confesaba que había ido una segunda vez para confirmar que la limpia había resultado efecto, y, efectivamente, el huevo salió esta vez lleno de aceite lo cual significaba que estaba limpio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad