Así sobrelleva Nagore Robles la cuarentena

Esto es lo que hace la consejera de 'MYHYV' en los momentos de bajón durante el aislamiento.

Llevamos ya más de 15 de días de cuarentena y hay momentos en los que nos venimos abajo, pero rápidamente sacamos fuerzas para superar este confinamiento que pronto acabará. Nagore Robles ha explicado a todos sus seguidores cómo se encuentra y su sensación se puede comparar con la de subir a una montaña rusa, o como ella misma describe, como una fuente cuyo chorro sube y baja.

"Hola, ¿Cómo estás? Yo exactamente igual que esta fuente, arriba y abajo como una niña pequeña a la que a veces es mejor no hacer caso porque ni ella misma sabe lo que quiere. Estos días están siendo muy intensos, como de costumbre vamos, pero parece que fueran semanas jajaja. Todo se magnifica dicen, ¿donde he escuchado esa frase antes?", comienza a reflexionar la colaboradora de 'MYHYV'.

Nagore continúa desvelando qué hace cuando se agobia: medita, pone música a tope para bailar o se da una ducha: "Cuando me agobio mucho y no encuentro salida me pongo música a tope y salto hasta que no siento mis piernas. A veces, si siento presión en el pecho, también funciona una ducha, me da la sensación de que todos los agobios se van por el desagüe, luego me embadurno en cremas y perfume para oler rico y me abrazo. Encender un palo santo justo antes de hacer yoga también me está ayudando estos días, o una vela blanca cada noche pensando en todas las personas que están ingresadas en los hospitales".

This content is imported from Instagram. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.
View this post on Instagram

Hola, ¿Cómo estás? Yo exactamente igual que esta fuente, arriba y abajo como una niña pequeña a la que a veces es mejor no hacer caso porque ni ella misma sabe lo que quiere. Estos días están siendo muy intensos, como de costumbre vamos, pero parece que fueran semanas jajaja. Todo se magnifica dicen, ¿donde he escuchado esa frase antes? Cuando me agobio mucho y no encuentro salida me pongo música a tope y salto hasta que no siento mis piernas. A veces, si siento presión en el pecho, también funciona una ducha, me da la sensación de que todos los agobios se van por el desagüe, luego me embadurno en cremas y perfume para oler rico y me abrazo. Encender un palo santo justo antes de hacer yoga también me está ayudando estos días, o una vela blanca cada noche pensando en todas las personas que están ingresadas en los hospitales. Llevo dos bizcochos que podrían servir de taburete si les pego tres patas, como el que utilizaba el abuelo de Heidi para ordeñar; soy malísima haciendo postres pero me distrae, y la casa huele tan rica a bizcocho recién horneado... No veo ni leo noticias hace días, me está ayudando a calmar mis miedos. Los primeros días me avergonzaba de pertenecer a la especie humana, esa que dejaba los supermercados vacíos y se apelotonaba para salir con un montón de rollos de papel higiénico sin ningún sentido... pero supongo que el pánico hace aflorar esos comportamientos mezquinos que pretendo olvidar con el paso del tiempo. Pero lo que me niego a olvidar es la generosidad de cada persona que ha pensado en la necesidad ajena. No quiero olvidarme de los gestos llenos de amor que much@s están teniendo con desconocidos que lo están pasándo realmente mal. Estoy muy orgullosa de las personas que suman y se olvidan de lo particular para pensar en general. Todo esto pasará, y volveremos a nuestra cotidianidad quejándonos de nuestra rutina como hemos hecho siempre; lo único que espero es que cuando salgamos a la calle; seamos mejores personas. P.D.: Nos tocamos, olemos y besamos pronto ♥️🤝♥️🤝♥️🤝♥️🤝♥️🤝♥️🤝♥️🤝♥️🤝♥️🤝♥️ #nagorerobles #dragongirl #hola #yomequedoencasa

A post shared by nagore_robles (@nagore_robles) on

Otro de sus hábitos en los últimos días ha sido meterse en la cocina, pero no se le da muy bien. "Llevo dos bizcochos que podrían servir de taburete si les pego tres patas, como el que utilizaba el abuelo de Heidi para ordeñar; soy malísima haciendo postres pero me distrae, y la casa huele tan rica a bizcocho recién horneado...", explica viendo el lado positivo de todo.

También le ayuda a sobrellevar sus miedos el no ver ni leer noticias.

Y termina sus emotivas palabras alabando a todos aquellos que ayudan a los demás de manera totalmente desinteresada: "Los primeros días me avergonzaba de pertenecer a la especie humana, esa que dejaba los supermercados vacíos y se apelotonaba para salir con un montón de rollos de papel higiénico sin ningún sentido... pero supongo que el pánico hace aflorar esos comportamientos mezquinos que pretendo olvidar con el paso del tiempo. Pero lo que me niego a olvidar es la generosidad de cada persona que ha pensado en la necesidad ajena. No quiero olvidarme de los gestos llenos de amor que muchos están teniendo con desconocidos que lo están pasando realmente mal. Estoy muy orgullosa de las personas que suman y se olvidan de lo particular para pensar en general".

"Todo esto pasará, y volveremos a nuestra cotidianidad quejándonos de nuestra rutina como hemos hecho siempre; lo único que espero es que cuando salgamos a la calle; seamos mejores personas", sentencia Nagore.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de En portada