Diego Matamoros cuenta cómo está superando el coronavirus

El hijo de Kiko Matamoros ha contado lo mal que lo ha pasado durante estas tres semanas que ha vivido en sus propias carnes el COVID-19.

Diego Matamoros cuenta cómo ha reaccionado su familia al saber que tiene coronavirus.
Mtmad

    Diego Matamoros ha sido uno de los cientos de famosos afectados por el coronavirus. El hijo de Kiko Matamoros contó en su canal de MTMAD cómo comenzó a detectar los primeros síntomas del virus, para a posteriori darse cuenta de que estaba aquejado del COVID-19 al dar positivo en las pruebas del coronavirus. Han sido días muy duros para el todavía marido de Estela Grande, tal y como él mismo confesaba en 'Sálvame'. “Ahora estoy bien, lo he pasado bastante mal pero por suerte estoy saliendo ya, los síntomas son leves”, confesaba Diego.

    Empezó pensando que tenía anginas porque se le inflamó el cuello, pero luego empezó la fiebre, una tos asmática, mareos y problemas para respirar, además de un cansancio generalizado: “Han sido bastantes síntomas y todos juntos acaban destrozándote”, contaba a Jorge Javier.

    Ahora le quedan al menos 15 días para poder salir casa, lo cual es aún más complicado porque ha vivido todo el proceso solo: “Estoy solo en casa y cuando uno está enfermo y solo… es más difícil”. Aunque, tal y como ha mostrado en redes sociales, su hermana Laura Matamoros ha estado muy pendiente de él, llevándole la compra y regalándole hasta un robot de cocina.

    Diego ha confesado que a lo largo de estos días ha echado mucho de menos a su entorno: “A mi familia, a mi expareja y a toda la gente que conozco y que me quiere”. Ha estado hablando con Estela, su exmujer, pero no ha querido entrar en detalles sobre lo que han hablado ni si ha habido un acercamiento.

    "Yo vivía con angustia que tuviera que ingresar"

    Quien ha vivido también con mucha preocupación su estado de salud ha sido su padre, Kiko Matamoros, porque no recibía un seguimiento médico: “Yo lo que vivía con angustia es que no tuviera que ingresar en un hospital porque en la época en que a él le pasó, el 16 tenía los primeros síntomas, si podía pasarlo en casa mejor que en un sitio donde había una carga vírica importante". “Él lo ha llevado bien, a veces le notaba el miedo y me decía que se tenía que ingresar pero yo le pedía que no se precipitara”, ha explicado Kiko.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de En portada