se reforma

Es uno de los actores de moda en Hollywood, un buen chico que ha dejado atrás un oscuro pasado

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El ‘prota’ de 'El incidente' se ha convertido en uno de los actores y productores más interesantes de su generación. Pero hasta encontrar su camino, Wahlberg ha pasado mucho.

Creció en un humilde barrio de Boston hace 37 años. A los 14 empezó a delinquir, mientras su hermano Donnie se convertía en estrella para adolescentes al entrar a formar parte del grupo musical New Kids On The Block.

Dos años después, con 16, ingresó en prisión 50 días por asaltar y robar a dos turistas. Tras salir de la cárcel, su destino cambió: se convirtió en rapero, Marky Mark, pero siguió con un discurso agresivo e incluso le tacharon de homófobo.

Padre de dos hijos
Debutó en el cine en 1994, pero el éxito le llegó tres años después al interpretar a un actor porno en Boogie Nights (Paul Thomas Anderson). A partir de entonces, Mark dejó de lado su fama de chico malo para protagonizar el remake de 'El planeta de los simios', además de 'The Italian Job' e 'Infiltrados'.

Por esta última cinta, dirigida por Martin Scorsese, fue nominado al Oscar como Mejor Actor de Reparto. Ahora tiene una agenda llena de proyectos. ¿Lo último? The Lovely Bones, la nueva película de Peter Jackson, el director El señor de los anillos. También ha triunfado en su labor detrás de las cámaras.

En estos momentos es el productor de dos de las series más exitosas en EE UU: 'In Treatment' y 'Entourage'. En su faceta personal, mantiene una relación con Rhea Durham desde 2001 y juntos tienen dos niños: Ella, de cuatro años, y Michael, de dos.

¿Sabías qué?

- Es el pequeño de nueve hermanos. Dormían todos en dos habitaciones.
- Tiene un tatuaje de Bob Marley en su hombro izquierdo.
- Estuvo liado con Reese Witherspoon.
- Por su papel en El planeta de los simios cobró alrededor de 10 millones de euros.
- Tenía reservado un billete en uno de los aviones que se estrellaron en el 11-S.
- En el último minuto decidió no cogerlo. “Todavía tengo pesadillas”, ha declarado.
- Se convirtió en chico Calvin Klein en 1992. La publicidad no pasó desapercibida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad