Dani Rovira habla por primera vez de cómo está viviendo la nueva fase de su lucha contra el cáncer

El actor y humorista se enfrenta a una nueva etapa en su tratamiento contra el linfoma de Hodgkin que le diagnosticaron el pasado marzo. Una fase con afronta, siempre, con una sonrisa.


    Han pasado cuatro meses desde que Dani Rovira desveló en sus redes sociales que padecía un linfoma de Hodgkin, un subtipo de cáncer que afecta a un tipo de glóbulos blancos cruciales para el sistema inmunitario. Tras finalizar las 8 sesiones de quimioterapia, el actor y humorista anunciaba que evolucionaba favorablemente y que aunque "los linfomas han desaparecido", los médicos han decidido que se someta a 18 sesiones de radio para "así por cauterizar y precaución".

    Ahora, Dani se ha sincerado sobre cómo afrontó la primera parte del tratamiento y cómo vive las sesiones de radioterapia. Y todo ello, con la sonrisa, la fuerza y sobre todo, el humor, que siempre le caracterizan.

    El actor ha concedido una entrevista a Juan Carlos Ortega, en la Cadena SER, donde ha afirmado que ahora tiene "cabeza de kiwi". El malagueño comenzó diciendo que era la mejor sesión de radio de las que tenía que someterse. "Esta sesión es la buena porque me puedo mover un poco. No sabes lo que es la radioterapia, te anclan ahí a una cama, te hacen el primer día un molde que en mi caso se ajusta del pecho hacia arriba, incluida la cara, y ese molde está superajustado a tu figura. No puedes engordar ni adelgazar. Cuando te dan la radio, hay una máquina que se llama el acelerador, y te anclan a la cama del acelerador para que cada día la radiación vaya exactamente dónde debe", explicó Dani, que no perdió el sentido del humor: "Esto es muy moderno, porque hace 30 años debía ser una especie de lanzallamas, pero es que no puedes ni tragar.

    El actor también ha recordado cómo descubrió su enfermedad y cómo vivió las sesiones de quimioterapia. "Me noté un pequeño bulto en la clavícula izquierda, lo consulté con varios amigos médicos y me dijeron que fuese al hospital. Ocurrió cuando hacía dos días que habían decretado el estado de alarma en el país, e imaginad lo que me apetecía meterme en el hospital", desveló el malagueño.

    "Con la quimio llegaba al hospital a las 9 de la mañana, me sacaban sangre para ver cómo andaba con las defensas y a partir de ahí en el laboratorio me hacían los jarabes. Eran cuatro bolsas de quimio, intercaladas con bolsas de suero y algún que otro medicamento. En total litro y medio que te meten en vena hasta que salíamos de allí a las tres y media de la tarde. Haces amistad con la gente, no te queda otra. Los médicos, los oncólogos, el director del hospital, la psicóloga...", ha contado el actor, que cuando empezó el tratamiento se mudó a la sierra de Madrid y allí hace "vida vampírica" porque, por el tratamiento, no le puede dar mucho el sol.

    En su último post en Instagram, el actor ha compartido una nueva sesión de radio, una fase que terminará a mediados de agosto. "¿Usted desde cuándo espera?", escribe el actor junto al hashtag "siempre fuerte".

    This content is imported from Instagram. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

    Si todo va bien en septiembre el actor comenzará el rodaje de su nueva película, 'Mediterráneo', que contará cómo empezó la ONG Open Arms y en la que el actor interpretará a Gerard Canals. Para rodarla se trasladará a Grecia.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de En portada