Tamara Gorro: "Yo no he cambiado, lo que sí ha cambiado, gracias a Dios, ha sido mi cuenta bancaria"

Volcada en el trabajo y la familia, la modelo nos abre las puertas de su nueva oficina en Madrid y relata el doloroso proceso de adopción por el que le pidieron 70.000 euros. "Decidimos que no íbamos a comprar un niño", recuerda.

la influencer muestra los rincones de su nuevo lugar de trabajo en la capital
Fotos Cedidas Banak

Tamara Gorro nos abre las puertas de su nueva oficina. Ha abierto un lugar de trabajo en el centro de Madrid, donde agrupa sus dos productoras y su promotora. Nos reunimos con ella, quien hace unos días sufrió un pequeño accidente doméstico del que ya está recuperada, para que nos enseñe la decoración, que firma Banak Importa. Casada con el futbolista Ezequiel Garay, Tamara, a quien hemos podido ver cuando era un bebé, está feliz con sus dos hijos, Shaila (5) y Antonio (3).

Oficina nueva, ¿a quién le has confiado la decoración?
A Banak Importa. Ellos hacen proyectos integrales (#banak360), para mí ha sido facilísimo. Quería una oficina funcional en la que todos nos sintiéramos cómodos. Donde podamos trabajar, con espacios versátiles donde improvisar una comida. El estilo de la oficina es boho hippy.

"Mis casas siempre me las ha decorado mi madre"

¿Cuesta más decorar una oficina o una casa?
Pues no lo sé porque no decoro nada. Mis casas siempre me las ha decorado mi madre…

¿Es fácil trabajar contigo?
Yo no soy jefa. Soy consciente de que mis empresas no funcionan si mis compañeros no están. Les pago lo que ellos me generan.

¿Y en casa eres jefa?
En casa parece que sí, pero mando muy poco. Acabo de mentir... ¡Claro que mando! En alguna parte tengo que llevar el sombrero. Aunque me complemento muy bien con mi marido.

This content is imported from {embed-name}. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.
la influencer sonríe sentada en uno de los sofás de su nuevo centro de trabajo en la capital
Fotos Cedidas Banak

¿Qué queda de esa Tamara que se presentó a Miss?
La que sueña, la que cree tanto en su vida personal como profesional, a la que no le han regalado nunca nada ni se lo han puesto fácil. He tenido más piedras que caminos llanos.

¿Por qué no te lo han puesto fácil?
Porque muchas veces se juzga antes de conocer. A mí se me ha juzgado mucho.

"Yo encerraba a la gente que usa la palabra 'braguetazo'"

¿Por qué te han juzgado?
Yo soy tal cual me ves, pero te casas con un futbolista y ya está: le tienes que querer por su dinero y no quieres dar palo al agua. Yo no soy así. Yo no puedo estar parada. Yo encerraba a la gente que usa la palabra 'braguetazo'.

Hace un par de años decías que eras humilde, ¿lo sigues siendo?
Creo que eso lo tiene que decir otra persona de ti. Yo no he cambiado, lo que sí ha cambiado, gracias a Dios, ha sido mi cuenta bancaria, a día de hoy, porque igual mañana tengo que cerrar esta oficina.

¿Eres de gustos caros?
¿De gustos caros? Yo, con lo que vale un bolso de Chanel, lleno los armarios de mis hijos, mi marido y el mío para todo el invierno. Soy consumidora porque hay que consumir, pero miro el dinero porque nunca lo he tenido. He tenido que pedir mucho dinero a mis amigos y sé lo que es que tu madre no pueda pagar el recibo de la luz.

la influencer, con un traje pantalón en color blanco, posa ante su rincón de trabajo
Fotos Cedidas Banak

Es curioso que digas eso cuando tu marido y tú empezasteis a vivir en Móstoles y ahora vivís en La Finca.
Por un motivo muy sencillo: he sido, soy y seré de Móstoles. Y todas las semanas voy con mis hijos a jugar al parque donde yo jugaba y me voy al Burger Oskar a comerme mi Sandwich de 3,50 €. Mi sueño era quedarme con la casa de mi madre. Yo le compré una casa a ella y me quedé en la suya. Eze y yo vivíamos en esa casa y, aunque no nos robaron, tuvimos un susto. Por eso nos cambiamos a La Finca, por seguridad. ¿Sabes lo que dije cuando llegué a La Finca? Este barrio... Qué frío es esto… No hay ni un parque con terraza para tomarte una cerveza.

Tus amigos te han ayudado… ¿Tú has ayudado a mucha gente?
Sí, a mí me hace feliz dar. En mi cumpleaños me encanta sorprender a los invitados.

"Estoy escribiendo mi cuarto libro y es sobre alguien"

Tienes tres libros, ¿estás pensando en el cuarto?
Sí. Es un regalo que llevo pidiendo muchos años y una persona me tenía que conceder escribirlo. Así que es un libro sobre alguien, pero no te puedo decir nada más.

Hablando de libros, ¿te has leído el de Paz Padilla ('El humor de mi vida')?
Ya lo tengo, pero no me lo he leído. Yo, con Paz, tengo una amistad muy bonita.

¿Libro nuevo, hijo nuevo…?
Ojalá, porque yo no me he plantado. Si me lo pusieran fácil, sería mejor. Pero si me piden que compre un niño, no lo voy a hacer.

la influencer posa ante sus iniciales t g en un rincón de su nuevo espacio de trabajo
Fotos Cedidas Banak

Lo dices por tu proceso de adopción.
Sí, hace tres años íbamos a recoger a un niño en Uganda. Mi hija ya conocía a Dylan por fotos.

Debe ser duro que tengas la ilusión y...
Y que te la jodan. Me pidieron dinero, no te puedo decir quién porque era una casa de acogida. Había intermediarios.

¿Pero cómo fue?
Primero nos cambiaron la fecha, luego los test psicológicos, el siguiente paso era el de elegir el sexo. A mí me daba igual, yo lo único que quería es que fuese un niño necesitado de amor. Y nos mandaron la foto de Dylan. En ese momento, ya se lo contamos a nuestra familia. Y nos llamó el abogado para decirnos que teníamos que pagar de 60.000 a 70.000 euros.

Así que, un niño cuesta 70.000 euros.
Yo, en mi ignorancia, creía que eso era por el proceso y me dijeron que no, porque ese dinero no iba a estar justificado. No me lo creía. En ese momento Eze y yo nos miramos y decidimos que no íbamos a comprar un niño.

Es curioso cómo cuentas esto, cuando tú, al principio de conocer a Ezequiel, no querías ser madre.
Es verdad y si lo llego a saber empiezo 20 años antes (risas). Yo le decía a Ezequiel que ellos, los futbolistas, tienen hijos muy pronto, y yo no quería. Además, no me había nacido el instinto maternal. Ahora me río, pero cuando quise ser madre aquello no funcionaba. Lo pasé muy mal.

la modelo muestra uno de los rincones, con una mesa para reuniones, de su nuevo espacio de trabajo
Fotos Cedidas Banak

¿Lo pasaste peor con lo de Shaila o con lo de Dylan?
Lo de Dylan fue una leche muy gorda, pero lo de Shaila fue muy duro.

¿A ella le has contado que nació por gestación subrogada?
Sí, y ella te lo explica mejor que yo. El otra día la pillé metiéndole una muñeca dentro de la camiseta de su amiga, y me dijo que el bebé era suyo. Ella sabe que ella nació del vientre de otra mujer, que le he dicho que era mi amiga.

El proceso de la gestación subrogada lo has normalizado, cuando en este país todavía está mal visto.
Yo no me voy a poner una medalla, porque no me corresponde, pero sí es verdad que rompí ese tabú.

Maquillaje y peluquería: Víctor Maresco. Agradecimientos: Banak Importa (www.banak.com)

Una familia unida

la influencer y el futbolista sonríen al lado de sus dos hijos shaila y antonio
Agencias

Tamara y el futbolista Ezequiel Garay se casaron el 24 de junio de 2012. La modelo quiso ser madre, pero empezó un duro camino y tuvo que recurrir a la gestación subrogada. Así llegó Shaila en 2015. Después tuvo la fortuna de quedarse embarazada de Antonio. Su deseo es repetir 'si nos lo ponen fácil'.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de En portada