Miguel Frigenti: "Yo no tuve infancia. Me la robaron entre todos"

El colaborador ha querido contar a través de sus redes sociales la fatídica infancia y adolescencia que tuvo que vivir.

miguel frigenti se enfrente a su supuesto amante en sálvame
Telecinco

Muchos son los rostros conocidos que han querido publicar algunas palabras en el día de Orgullo LGTBI. Miguel Frigenti era uno de ellos y lo hacía de manera muy especial. El colaborador ha querido contar a través de sus redes sociales, la fatídica infancia y adolescencia que tuvo que vivir debido a los insultos que recibía por su condición sexual. Mucho tuvo que sufrir el joven y no pudo contárselo a su familia, pero ahora ha querido liberarse y lanzar un mensaje de esperanza a aquellos que estén viviendo una situación similar.

"Escribí esto hace cuatro años con motivo de la semana del orgullo gay. Soy más feliz que por aquel entonces. Escribir esas palabras me liberaron. Lo superé. Superé lo que me hicieron. Soy libre: Se supone que la infancia debe ser la mejor época de tu vida. Todos los niños merecen ser respetados y queridos, pero la realidad es bien distinta. Yo no tuve infancia. Me la robaron entre todos", comenzaba escribiendo el colaborador.

This content is imported from Instagram. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

"A día de hoy, con casi treinta años, sigo pagando un precio muy alto por ello. Todavía tengo pesadillas en las que vuelvo a estar apoyado en un muro de color verde, en el centro del patio del colegio, completamente solo, con mis pensamientos y el único consuelo de una voz interior que me dice que en el futuro todo cambiará. Que todos los que me insultan y desprecian me verán salir adelante", y es que a día de hoy hay personas que siguen sufriendo estos abusos, y que caras conocidas como la de Miguel hablen alto y claro ayudan.

Muchas fueron las faltas de respeto y palizas que le propinaron al periodista y él no tuvo la seguridad de contárselo a su familia. Miguel anima a que no se escondan de estos delincuentes y denuncien: "No pedí ayuda. Supongo que me sentía culpable y acepté la violencia porque la gente me decía que lo merecía; no era más que un maricón que sacaba malas notas y que no cuadraba con el resto". Sin duda, el escrito tan íntimo de Frigenti ayudará a qué esto termine de una vez por todas.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de En portada