Violeta Mangriñán: accidentadas vacaciones en Ibiza

¿Es que una no puede tener unos días de descanso sin que pase NADA? Qué dura es la vida de la influencer...

violeta mangriñán en una foto haciendo topless en ibiza
Gtres

    Si a ti las vacaciones se te hacen cortas, espérate a saber lo que le ha pasado a Violeta Mangriñán, y es que ni siendo una afamada influencer con todo a tu disposición te libras de que se te chafe la fiesta antes de tiempo. La ex superviviente se ha ido a pasar unos días de "relax" (o eso pretendía ella) junto a su novio, Fabio Colloricchio, pero este fin de semana sus días de asueto se han visto interrumpidos por un accidente y un ataque de ansiedad ¡todo junto!

    Violeta estaba pasando el día con unas motos de agua mientras ella y unas amistades exploraban unas cuevas en la paradisíaca isla de Ibiza cuando tuvo un accidente, y así mismo lo contó ella en su Instagram: "Todo muy bonito hasta que al salir de la cueva me he desgarrado un poco el músculo del brazo que une al pecho", revelaba. Debido a esto, tuvo que "abortar misión" y volver a tierra con su tirón muscular como pudo, pero ahí no terminó la fiesta, porque lo peor estaba por llegar...

    violeta mangriñán cuenta en instagram sus vacaciones en ibiza con accidente y ataque de ansiedad
    Violeta MangriñánInstagram
    This content is imported from {embed-name}. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

    Nada más tocar la playa y coger el móvil, Violeta tenía varios mensajes de su novio urgiéndole a que volviera al hotel: su perra, Canela, que estaba mala, se había puesto peor, y él no podía quedarse hasta que volviera ella al hotel porque si no perdía un vuelo. Rauda y veloz, y casi a punto del ataque de ansiedad, Violeta puso el turbo para llegar a cuidar a su 'hija' (al menos, la tratan como tal) antes de que su novio saliera pitando al aeropuerto, pero cuando ella llegó, él ya había abandonado el hotel y la perra estaba sola vomitando.

    This content is imported from Instagram. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

    Menos mal que la pareja se encontraba en un hotel 'pet friendly' y tenían servicios para mascotas. Rápidamente Canela recibió todas las atenciones y pudieron ver qué le pasaba: se había estado comiendo un puff del hotel ¡y se le habían indigestado los trozos que se había tragado! Si es que con los perros casi hay que tener más ojos que con los propios niños... La joven, al final, ha puesto rumbo a casa de nuevo deseando dejar atrás este mal recuerdo: "Después del tirón que me dio buceando, ayer volví de Ibiza sola con Canela con cuatro maletas y dos mochilas. Creo que me acabé de lesionar", contó.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de En portada