Maribel Verdú

Es 'Gente de mala calidad'

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pocas actrices nacionales tienen una carrera tan coherente como la ‘prota’ de Gente de mala calidad. Y ha luchado por ella desde pequeña: en contra de la voluntad de su padre, Verdú dejó los estudios con trece años. Comenzó así trabajos publicitarios para McDonald’s, La Casera o El Corte Inglés.

Su primer papel llegó para la serie de TVE El crimen del Capitán Sánchez, de Vicente Aranda. Su gran oportunidad le vino en la peli 27 horas, de Montxo Armendáriz. A partir de entonces se codeó con grandes cineastas españoles: Eloy de la Iglesia ( La estanquera de Vallecas), Trueba ( Belle Epoque), Vicente Aranda ( Amantes), Garci ( Canción de cuna), Bigas Luna ( Huevos de Oro) y Ricardo Franco ( La buena estrella).

Su recompensa
A pesar de sus grandes interpretaciones, su teléfono dejó de sonar a finales de los 90. La actriz confesó que se sintió “desesperada” y pensó hacer papeles que no le atraían. Pero su marido, Pedro Larrañaga, la convenció para aceptar sólo trabajos que le gustaran.

Al final, la espera mereció la pena, porque llegaron grandes películas: Y tú mamá también, El laberinto del Fauno y Siete mesas de billar francés, con la que logró su único Goya, tras cuatro intentos fallidos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad