Isabel Pantoja y Julián Muñoz. Todo ‘dientes’ tras su último encuentro

Así de felices pudimos verles después de permanecer encerrados a solas seis días

La historia de amor de Isabel Pantoja y Julián Muñoz todavía no ha llegado a su fin. De hecho, durante el permiso penitenciario de seis días que le fue concedido al ex edil de Marbella, no se separaron ni un sólo momento. Dicen que este nuevo encuentro les ha servido para limar las viejas asperezas que parecían desunirles de manera irreparable. Todo por amor. A su salida de Mi Gitana, el casoplón marbellí en el que estuvo recluida junto a su novio, Isabel se mostró muy risueña y receptiva ante las preguntas de los ‘reporteros asfálticos’ que se encontraban apostados en la estación de tren malagueña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Allí, Isabel se montó en un AVE para desplazarse hasta Barcelona, donde tenía previsto ofrecer dos multitudinarios conciertos en el Auditorio de la Ciudad Condal. Lástima que Julián no pudiera presenciar ninguna de las dos actuaciones, pues tuvo que regresar a Alhaurín de la Torre. Eso sí, lo pudimos ver con un aspecto más saludable e incluso agradeció el apoyo de los medios.

No le gustan los bailes
Sin embargo, parece que hay algo que le quita la sonrisa a la tonadillera: dicen que no aprueba algunas decisiones que su hijo toma libremente. Es el caso del contrato que podría firmar para participar en la nueva edición del programa ¡Mira quién baila! de TVE. Isabel le ha aconsejado que busque otro tipo de trabajo, algo más alejado del mundanal ruido de la televisión.

La hija pequeña de Julián Muñoz, hasta el moño
Elia Muñoz Zaldívar, la menor de las hijas de Julián Muñoz, estaría dispuesta a conceder su primera entrevista, pues está algo más que disgustada ante la actitud de su padre, que en el último permiso no ha visitado a ninguna de sus dos hijas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad