Raquel Mosquera: ¿qué pasa ahora con su hija?

Tony Anikpe podría hacerse cargo de la custodia de la niña, tal y como pidió en el anterior ingreso de su ex mujer

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Es una de las víctimas colaterales de la gravísima enfermedad mental que aqueja a la peluquera Raquel Mosquera, un problema que la ha llevado a un intento de suicidio. La ex de Tony Anikpe tuvo que ser reanimada por los servicios del SUMMA, que le atendieron en su domicilio al sufrir una parada cardíaca. A media tarde del pasado jueves 13, tuvo lugar una decisiva reunión que podría cambiar el destino de la pequeña Raquelita. Los padres y los hermanos de Raquel Mosquera, junto a un Tony Anikpe visiblemente afectado, mantuvieron una conversación para exponer todas las posibilidades existentes para que la niña no sufra en exceso la ausencia de su madre. Todo parece indicar que Anikpe reclamará la custodia de la pequeña, con quien no mantiene una relación excesivamente cercana. A pesar de que a Raquel se le podría suprimir la guardia y custodia si el juez estima que no puede regir su propia vida, jamás podrían quitarle la patria potestad. Eso sí, fuentes judiciales insisten en que, en caso de que ni el padre ni ninguno de los miembros ascendentes de la peluquera (hermanos y progenitores) mantengan la protección integral de la menor, la pequeña Raquelita podría pasar a manos de los Servicios Sociales.

Pastillas y cortes en venas

Eran cerca de las ocho de la mañana del jueves cuando su padre se la encontró inconsciente en el suelo. Raquel Mosquera había intentado quitarse la vida por segunda vez. Cortes superficiales en ambas muñecas, una ingesta masiva de barbitúricos y, al parecer, de un líquido corrosivo que podría haberle causado una lesión hepática irreversible. Al encontrarse con su hija en ese estado, Jesús Mosquera, padre de la peluquera, telefoneó a uno de sus hijos para que iniciara los trámites necesarios para trasladar a Raquel a la UVI del Hospital Puerta de Hierro, donde sufrió una segunda parada cardiorespiratoria. Allí también se le practicó un lavado gástrico. Desde primera hora de la mañana, los familiares más cercanos –entre los que se incluye Tony Anikpe– se acercaron hasta las instalaciones hospitalarias para mantenerse informados sobre su evolución clínica. A última hora de la tarde del viernes, todos esperábamos que superase este dramático trance.

sortiz@hachette.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad