Rafael Amargo se sincera, en exclusiva, para QMD!

Está sufriendo en el papel de amante. Pero el bailaor combate su desamor con un juego muy divertido: cambiar sus zapatos por las botas de tacos, los guantes de boxeo y el traje de luces.

¿Qué hubieras querido ser de no haberte dedicado al baile? Ésta es la pregunta que le planteamos al bailarín y coreógrafo Rafael Amargo y no lo ha dudado ni un instante: boxeador, torero, jugador de fútbol y actor. Lo subimos a un ring, lo llevamos a la Escuela Taurina, lo plantamos en un campo de fútbol y (casi) lo metimos entre las ruinas de un templo egipcio. A partir de este miércoles, con el nuevo número de la Revista Qué Me Dices que ya tienes en tu kiosko, podrás conocer los secretos más íntimos del bailaor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad