Arantxa Sánchez Vicario se casó con el apoyo de sus padres

Por narices. La ex tenista quería jurarle amor eterno a José Santacana, y lo hizo. Fue en el Castillo de Perelada el 12 de septiembre

Publicidad - Sigue leyendo debajo

No les quedó más remedio que tragar con la ‘bodita’. Papá y mamá sabían que la niña de sus ojos se iba a casar con José Santacana sí o sí. Poco le importaba a la tenista que la ex novia de su chico sea una sex-bomb, que digan que debe 400.000 euros y que es un viva la vida. Arantxa, cuyo patrimonio se estima en unos 30 millones, le ama y el 12 de septiembre le dio el ‘sí, quiero’. Algunos medios aseguran que está embarazada de tres meses.

El coche se estropeó
La ex tenista llegó al Castillo de Perelada en un coche Hispano-Suiza antiguo que se estropeó por el camino. De ahí su media hora de retraso. Está claro, ¡esta boda está gafada! Pese a este contratiempo, Arantxa no perdió la sonrisa. La novia eligió un escotado diseño de Hannibal Laguna de encaje y unos pendientes de brillantes en forma de lágrima. El ramo era de orquídeas blancas.

Además de sus padres, estuvieron sus hermanos: Emilio, Javier y Marisa, y unos 200 invitados. Álvaro Bultó fue de los primeros. Llegó en un Porsche y solo. Tras él, la ex de Pepe Navarro, Eva Zaldívar, Manel Fuentes con su mujer, Clara, Gemma Mengual con su novio Ricardo, Butragueño, Indurain… Según Mariñas, faltaron diez amigos. Días antes, por email, les ‘desinvitó’. “Quedas desinvitado”, decía la nota. ¡

qmd@hachette.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad