Telma Ortiz pierde el juicio y tendrá que asumir las costas

La jueza le ha quitado la razón. Expertos juristas aseguran que la estrategia de su abogado fue “desafortunada”

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La Justicia se ha pronunciado: Telma Ortiz y su novio, Enrique Martín-Llop, “sí son personas con proyección pública”. Ésa es la conclusión de la jueza María Lourdes Pérez Padilla.
El auto contempla los motivos del fallo en ocho páginas. Éstos son los principales:
- “La aparición de sus respectivas imágenes en los medios sí ha sido consentida de facto durante largo tiempo.”
- “La inviabilidad jurídica de lo solicitado es evidente, dado que se interesa la condición de particular sin proyección pública, cuando a renglón seguido se admite y reconoce que participan de hechos y actos que sí la tienen.”
El varapalo para la forma en que el letrado de Telma ha planteado el procedimiento de medidas cautelares es rotundo. El abogado de la pareja no habló en su escrito del derecho a la intimidad de ambos, sino que se centró en el derecho a la propia imagen (sobre el que no ha habido vulneración). La jueza determina que los propios demandantes reconocen implícitamente que son personas públicas. Además, el auto insiste en que ellos mismos han consentido la aparición de imágenes suyas en diversos actos, por lo que descarta la necesidad de las medidas urgentes solicitadas.

Posibilidad de apelación
Recordemos que Telma Ortiz y el padre de su hija solicitaron el 1 de abril la adopción de medidas cautelares contra decenas de medios con el objetivo de que se abstuviesen “de captar, publicar, difundir, emitir o reproducir imágenes suyas”.
La hermana de la Princesa ha sido condenada en costas y deberá pagar unos 35.000 euros.
Se puede apelar en el propio juzgado ante la Audiencia Provincial de Toledo, pero los expertos insisten en que el recurso tiene pocas posibilidades de prosperar. En todo caso, Telma y su novio deberán solicitarlo antes del próximo día 23.
Para Rafael de Mendizábal, catedrático emérito del Tribunal Constitucional: “La estrategia procesal de los demandantes ha sido desafortunada y su fracaso era predecible.”
Como refleja el extracto del auto que recogemos más arriba, dos de los errores a resaltar son la falta de demanda previa y la ausencia de referencia al derecho a la intimidad en todo el documento, que sólo exige la protección del derecho a la propia imagen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Telma, en actos no oficiales
Hasta el comienzo de este proceso, la cooperante no había hecho ascos a las cámaras.
Posó voluntariamente en la boda de su padre, Jesús Ortiz, con Ana Togores (2004); lo hizo en la presentación del libro Peter, niño soldado. Entonces ella trabajaba en Sierra Leona, y es evidente que su condición de hermana de la Princesa ayudó a dar relevancia al acto. Y después hizo un viaje relámpago desde Indonesia (2005) para recoger un premio en nombre de su abuela Menchu. Todo fueron sonrisas hasta que el 28 de marzo dio a luz a su hija Amanda. Al parecer, incluso ha solicitado a la Cruz Roja, organismo para el que trabaja, un destino internacional.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad