Tamara Falcó: Sor Citroën

La hija de Isabel Preysler se olvidó de poner el ticket de la ORA. Pese a usar todos sus encantos y simpatía, no le retiraron la infracción

1 de 7
Hay cosas que nunca cambian

Por mucho que nos jure que anda más centrada gracias a la religión, Tamara sigue siendo un desastre con el coche.

2 de 7
Sin ORA

En esta ocasión, por lo menos no estampó su vehículo contra un Starbucks (en 2005 ‘aparcó’ dentro de uno en Madrid). La hija de Isabel sólo olvidó poner el papelito de la ORA cuando aparcó su mini en el centro de la capital.

3 de 7
Lo ve venir

Se fue a tomar un café con una amiga y cuando volvió al coche…¡Horror!  Una trabajadora del ayuntamiento le estaba colocando la multa en el parabrisas.

 

 

4 de 7
¡No, por favor!

A Tamara se le desencajó la cara cuando vio que le estaban poniendo la multita…No consiguió librarse, así que se subió al coche con el café. ¿A que le ponen otra por conducir con una sola mano?

 

5 de 7
Camelando

Tamara intentó camelársela sin éxito. Seguro que le dijo que estaba profundamente arrepentida, pero no coló. Tendrá que pagar como el resto de los mortales (aunque ella se crea divina).

 

6 de 7
Elegancia

La hija de Isabel completó el look con un elegante bolso de Gucci (570 €), ideal para pasear por la Milla de Oro de Madrid.

 

7 de 7
Su coche, ¡su cruz!

Tamara nunca ha entrado en comunión con su vehículo. En 2005 se empotró en una cafetería Starbucks del centro de Madrid. “Que no se entere mi madre“, pedía desconsolada. Cinco meses después, chocó su Mini contra una mediana y se llevó tres jardineras de la decoración urbana. Tamara resultó ilesa, pero la llevaron al hospital por un ataque de ansiedad. También fue mítico cuando se quedó en la cuneta por no llevar gasolina (foto).

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad