Yola Berrocal y su novio, Carlos Casaña en Miami

Prendas mini, una toalla y una cámara. Ésa es la combinación ganadora de la madrileña y Carlos Casaña para pasar un día playero de 10.

image
Un aire a...

Tanto Yola, como Carlos, que guarda cierto parecido con Bustamante, son de todo, menos pudorosos, y hace apariciones estelares por Miami con prendas tamaño XXS que no dejan mucho a la imaginación. Después de pasar por el programa El gordo y la Flaca (Univisión), y zambullirse en un jacuzzi con unos pequiñísimos bañadores, verles así es lo menos que podíamos esperar de los enamorados. Y es que esos cuerpos esculpidos a base de horas de gimnasio hay que lucirlos cueste lo que cueste.

 

1 de 5
Encanto ¿oculto?

Es el único encanto oculto de Carlos Casaña (el resto está bastante a la vista), pero sin duda debe ser lo que enamoró a Yola, a juzgar por cómo le mira con esos ojitos golosones. Y es que el musculoso morenazo tiene algo escondido en ese mini bañador, que tiene loca a su chica y a su ‘cerebro fugado’.

 

2 de 5
Fotógrafa aficionada

Esperemos que a Yola le hayan pagado bien por esa colaboración porque, por lo que vemos, ya necesita hasta dos sujetadores para mantener a raya esa delantera, una fortuna en ropa interior. La polifacética Yola, ahora también se ha entregado a la fotografía. Carlos y su cuerpo de escándalo, son su inspiración.

 

3 de 5
La inspiración de Yola

Aunque Yola llevaba unas enormes gafas, sus ojos delataron a la presentadora, que no podía quitar la vista de encima al bañador azul de su chico. La verdad es que el chico está muy bien.

 

4 de 5
De catálogo

La pareja posó agarradita y natural, como la vida misma.

 

5 de 5
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad