Kyril de Bulgaria, 'tableta 10'

El Príncipe Kyril de Bulgaria luce cuerpazo durante unas vacaciones familiares en la Isla de Mallorca, lugar de veraneo preferido del aristócrata, de donde es natal su exmujer Rosario Nadal. La familia aprovechó para celebrar el 18 cumpleaños de su hija Mafalda

image
1 de 11
El vigilante de la playa

El Príncipe Kyril de Bulgaria parece que ha hecho un pacto con el diablo. Año tras año, nos impresiona con su fibroso cuerpo. Parece que los años no pasan para él...

 

2 de 11
A surcar los mares...

Y es que Kyril no tiene truco para lucir este cuerpazo a pesar de su edad. Su único truco es deporte, deporte y más deporte.

 

3 de 11
Amante del deporte

Como cada año el Príncipe ha elegido la isla balear como lugar de veraneo. Kyril, ¡deja ya de hacer tanto deporte que se te notan todas las costillas!

 

4 de 11
Madurito, madurito

A sus casi 50 años de edad, el Príncipe puede lucir su increíble torso además de demostrar la destreza que tiene en el windsurf ante la atenta mirada de su hija Mafalda (18).

5 de 11
En familia

Tras varios años de veraneo en solitario sin la compañía de su Rosario Nadal, el Príncipe Kyril ha viajado acompañado de su hija mayor Mafalda y el novio de ésta. Aprovecharon para celebrar su 18 cumpleaños.

 

6 de 11
De tal palo, tal astilla

La familia ha disfrutado de una jornada playera, en la que no faltó el deporte acuático favorito del Príncipe, el windsurf y el nuevo deporte de moda, el paddle surf.

 

7 de 11
¡Al agua de culo!

A pesar de que Mafalda ha heredado muchas cosas de su padre, pero su destreza sobre la tabla, no es uno de ellos...

8 de 11
¡Muy enamorados!

Mafalda estuvo acompañada de su pareja, con la que se mostró muy tierna y cariñosa.

9 de 11
Soltero de oro

Kyril de Bulgaria, se separó de Rosario Nadal en octubre de 2009 tras 20 años de matrimonio y tres hijos en común, Mafalda (18), Olimpia (16) y Tassilo (10).

10 de 11
Un padrazo

Aunque estén separados, el cuidado de sus hijos no les resulta complicado. La expareja vive en Londres y sus respectivas casas están muy próximas, por lo que pueden turnarse para estar con sus hijos sin problema.

 

11 de 11
Más deporte

Y después de todos los deportes acuáticos, padre e hija decidieron jugar un rato a las palas. Al que en cambio no vimos hacer nada es al novio de Mafalda...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad