Paulina y sus nuevas curvas

Dicen que el amor engorda. De ser así, la mexicana Paulina Rubio está loquita por los huesos de su ‘alumno‘ Gerardo Bazúa, con el que mantiene una relación. Les vimos así de cariñosos durante sus vacaciones en Miami.

image
¡Todo al descubierto!

Paulina Rubio, a sus 42 años, ya no esconde nada: ni su amor ni sus kilos de más.

1 de 10
¡Agárrate fuerte!

¡Vivan las mujeres con curvas! La cantante nos enseñó su nueva figura durante sus vacaciones en aguas de Miami con Gerardo Bazúa.

 

 

2 de 10
Como lapas

El joven Gerardo Bazúa, su antiguo alumno en 'La Voz', se ha convertido en su sombra. Se han vuelto inseparables.

3 de 10
Cariñitos y más cariñitos...

Besos, mimos, abrazos… Paulina está feliz en esta nueva etapa de su vida junto a Gerardo, después de su polémico divorcio con Colate.

 

 

4 de 10
La profe y el alumno

Profesora y alumno empezaron a salir en abril. Él, ahora separado, por aquel entonces estaba casado con la madre de su hijo pequeño. Mira que si tanto amor con Pau nos trae otro retoño....

 

 

5 de 10
Ella confesó...

“Estoy en un momento de cambio profundo, no solamente en mi carrera, sino en mi vida. Siento que tengo que cambiar de una manera que se note y como nunca. Estén muy pendientes”. ¡El cambio creo que ya está siendo más que evidete!

 

6 de 10
El chico en cuestión...

Su nuevo chico, de 28 años, está claramente loquito por las nuevas curvas de la ex de Colate. Conoció a la cantante en la versión mexicana de 'La Voz', donde ella ejercía como su coach.

7 de 10
¡Vaya cambio!

El cambio en su cuerpo es obvio: no sólo hay más kilos, también parece casi desaparecida en combate su cinturita. Eso sí, basta con fijarse en su cara en ambas fotos para ver que es ahora cuando está más feliz.

 

8 de 10
Libre y feliz

Después de su tormentoso divorcio de Colate, de sus peleas por la custodia del pequeño Andrea Nicolás, la mexicana parece haber encontrado la paz. Desde luego, parecía relajada en Miami...

 

9 de 10
Siempre atento

Gerardo estuvo muy pendiente de su chica, esperándole con la toalla extendida para que su novia no pasase frío.

10 de 10
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad