Pastora y Ribó se tiran al barro

Pastora Vega y Juan Ribó, que acaban de celebrar su cuarto aniversario, disfrutan de unas tranquilas vacaciones en Marbella. Paseos, barros, siesta… La pareja disfrutó de una jornada playera de lo más relajante.

image
1 de 11
Peeling natural

Pastora y Juan acaban de celebrar su cuarto aniversario como pareja y han decidido hacerlo solos, en plan de súper relax, descansando en las playas de Marbella.

 

2 de 11
¡Rasca!

Esto es desconectar y lo demás tonterías: playa, solecito, sesión de peeling natural con el barro de la playa (aunque muy agradable no le estaba resultando...).

3 de 11
Cuerpos al sol

Menudos tipazos lucen: Pastora está estupenda a sus 53 años, y ¿quién diría que Juan ha soplado ya 61 velas?

4 de 11
Como dos adolescentes

Viéndoles agarraditos por la playa parecen casi dos adolescentes. ¡Qué envidia nos dan, en general!

 

5 de 11
Una señora siesta

Después de someterse a un peeling de barro y tras dar un paseo, la pareja descansó tomando el sol. Pastora le cedió amorosamente la tumbona a su chico, que se echó una agradable siestecilla. ¡Estaba en la gloria!

 

6 de 11
¡Qué mirón!

No sabemos si Juan estaba flipando con el bonito escote de Pastora o estaba comprobando si su chica se había quemado o no. Interés le peso, desde luego…

 

7 de 11
Cuerpazo 10

Pastora Vega es una de las famosas que más puede presumir de tipazo a sus espléndidos 53 años. El bañador de TCN (nos 300 euros) le sienta maravilla.

8 de 11
Un chico divertido

Nos encanta esta pareja de contrastes: una mujer de carácter y un hombre que cada año se hace más divertido y… achuchable.

 

 

9 de 11
Una relación duradera

Aunque al principio pocos apostaban por esta relación, Vega y Ribó llevan ya cuatro años juntos y tienen pinta de durar muchos más.

 

10 de 11
A casa bien sequito

Antes de recoger el chiringuito, Juan se secó y se colocó muy bien la toalla para cambiarse.

 

11 de 11
Adiós bañador

Irse de la playa con el bañador mojado es un incordio, así que el actor se lo quitó ante la atenta mirada de su chica. Fin de la agradable jornada playera.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad