Kim, escote de noche, escote de día

Tan sólo cuatro meses después de dar a luz a la pequeña North, Kim continúa a tope con su 'trabajo', esta vez en la Semana de la Moda de París. Eso sí, Kim luce unos pechos con los que podría alimentar a la mitad de la población mundial, y eso tirando por lo bajo. Kaney West debe estar más que encantado, no sabemos si tanto con que Kim luzca sus encantos a diestro y siniestro, tanto de noche como de día.

image
Lo luce todo

Tan sólo cuatro meses después de dar a luz a la pequeña North, Kim está dándolo todo en la Semana de la moda de París. Y cuando decimos que lo da todo, es literal, porque la reina de los realities no dejó nada a la imaginación, con un vestido que tenía (en la parte del escote) menos tela que el tanga de Tarzán.

 

1 de 6
¡Mucho ojo!

El diseñador de Givenchy, Riccardo Tisci, acompañó a Kim durante el evento. Ni él que está acostumbrado a vestir a mujeres y ver sus encantos, pudo quitarle el ojo de encima al escote de la Kardashian.

 

2 de 6
Seres independientes

Los pechos de Kim acapararon la atención de todo el que pasaba por allí, y no es para menos, ¡si casi tenían vida propia!

 

3 de 6
Chapa y pintura

 Los pechos de Kim brillaban más que la propia Kardashian, ¿cuánto tardarían en desmaquillarse al llegar a casa?

 

4 de 6
Look de día

La mañana después de la fiesta, Kim decidió ponerse algo más informal, aunque le debió gustar la sensación de tener el pecho al libre albedrío, porque se dejó la camisa vaquera abierta hasta el ombligo.

 

5 de 6
Sin cobertura

Aunque Kim llevaba un bonito abrigo rosa palo, no le sirvió para tapar sus encantos.

 

6 de 6
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad