Chelo, sin aliento

La periodista se animó a montar en su bici de lujo y casi se asfixia, literalmente. Llegó a casa sin resuello…

image
1 de 4
De andar por casa

‘Hoy voy a ir a comprar montando en bici’, debió pensar de repente (si no, no se entienden las chanclas). Y la gracia casi le cuesta un disgusto.

2 de 4
¡Ozú qué caló!

Hacía un día de solecito y se vino arriba. Con la boca abierta, resoplando con si no hubiera un mañana, con la espalda encorvada y arrastrando los pies. Así llegó la orensana a su casa.

 

3 de 4
Agujetas aseguradas

Imaginaos las agujetas que tuvo Chelo al día siguiente de este mini tour por Castelldefels... 

 

4 de 4
El fin del sufrimiento

Suponemos que allí la esperaba su pareja para devolverle el aliento. Si es que mira, a los 60 años y sin entrenar, no se deben hacer esas machadas…

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad