En casa de Jorge Javier

Ésta es la primera vez que Vázquez deja entrar una cámara en su hogar para que todos conozcamos cómo es la estrella cuando abandona los platós

image
Vázquez abre su casa a Albert Om

La gente cree que soy un tipo seguro y que carezco de escrúpulos, pero no es cierto”, confiesa Jorge Javier, el chico tímido del barrio humilde de San Roque (Badalona, Barcelona), en un reportaje para el programa El Convidat (El invitado), de TV3. Celoso de su intimidad, el pasado verano no tuvo reparos en abrir las puertas de la espléndida casa que se compró hace unos años a las afueras de Madrid para conceder una entrevista al periodista Albert Om. 

 

1 de 11
Un chalé de 465 m2

Y así es como hemos visto por primera vez a un Jorge Javier relajado, de vacaciones, bañándose en la piscina de su chalet de 465 metros cuadrados, nadando a perrito y acompañado de sus dos galgos adoptados, Cartago y Lima. Lejos quedaron aquellos tiempos en que era conocido como el chaval del 8º 3ª, que recorría las tintorerías recogiendo los pantalones que luego su madre, ‘La Mari’, zurcía. Ahora es una estrella de la televisión.

 

2 de 11
Un salón con vistas

A Jorge Javier (43) le encanta el estilo Art Déco. Por eso ha decorado su casa con piezas y muebles antiguos de la época, como los sofás, la mesa baja, el mueble bar, el aparador... ¡Todo a juego!

3 de 11
Para tomar unas copitas

Con tanto trabajo, Jorge Javier dice que llevaba tiempo sin ver a su madre, con la que sin embargo habla mucho por teléfono. Cuando no trabaja, reconoce que lleva una vida bastante más disciplinada de lo que le gustaría. “Me encanta desbarrar, pero el cuerpo ya no acompaña”, reconoce. Hace deporte a diario y recibe clases de canto dos días a la semana con la esperanza de participar algún día en una gira por el mundo. “Los musicales siempre han sido terreno abonado para los gays”, recuerda el presentador de Sálvame. En la imagen, el mueble bar.

 

4 de 11
Todo un profesional y un melómano

En casa, Jorge Javier se divierte con los programas de tarotistas y se muestra orgulloso de su trabajo. “Algunas veces me han dado ganas de dejarlo todo, pero tengo un contrato y he adquirido un compromiso que voy a cumplir. Soy un profesional”, advierte. La Mari, viuda desde hace 16 años, tiene claro que su hijo sigue siendo el de siempre. Asegura que no le ha cambiado la fama y que la relación que mantiene con él sigue siendo la misma. En la imagen, su piano.

 

5 de 11
En el sofá con Cartago

“Hacía 7 años que no tenía dos meses de vacaciones. Me siento como esas grandes estrellas de la comunicación”, dice tumbado en el sofá, sin maquillar, con barba de varios días y con su perro Cartago. El presentador retrató en su libro La vida iba en serio sus orígenes humildes y sus ganas de salir adelante. Hoy puede presumir de haberlo conseguido. Nació y creció en un pisito de 50 m2 en Badalona y hoy vive en un casoplón de 465 m2 a las afueras de Madrid.

 

6 de 11
En su paraíso particular

A La Mari se le cae la baba con su niño, y es normal. No se pierde ningún programa de su hijo. Le gustaría que presentara un telediario, aunque su programa favorito es Hay una cosa que te quiero decir. Eso le contó Jorge Javier a Albert Om, durante la entrevista que le concedió en su casa. En la imagen, una vista del espléndido jardín.

 

7 de 11
¡Al agua patos!

La madre de Jorge Javier tampoco vive ya en el pisito de 50 metros cuadrados de San Roque. Hoy vive en uno nuevo, en el centro de Badalona, con su perrita Nina y muy cerca de sus dos hijas: una trabaja en una tienda de muebles y la otra, de cajera en Carrefour. En la imagen, Jorge Javier, dispuesto ha darse un chapuzón en su piscina.

 

8 de 11
Los consejos de mamá

“Yo le digo a Jorge que no se meta con la gente... Y no por nada, porque ya no me molesta que le critiquen. Es más, en Badalona le adoran”, explica La Mari, rodeada de los suyos. “Mi madre tenía claro que llegaría lejos y mi hermana mayor fue a una tarotista que le dijo lo mismo”, añade entre risas Jorge Javier. En la imagen, Jorge Javier y el periodista Albert Om, dándose un chapuzón.

 

9 de 11
Entrevistado en el porche de su casa

Desde que el conductor de Sálvame recibió el Premio Ondas en 2009 al Mejor Presentador de Televisión, sus éxitos no han parado de crecer. Es cierto que Carles Francino despertó muchos de sus fantasmas del rechazo cuando se negó a entregárselo, pero hoy ya lo ha superado: “Cuando sea semiolvidado, aparecerá un Santiago Segura de turno que me convertirá en un mito para los jóvenes.” En la imagen, Jorge Javier en el porche de su casa.

 

10 de 11
En casa de La Mari, su mamá

 

El periodista Albert Om también visitó la casa de la madre de Jorge Javier, La Mari, para su programa ‘El invitado’. La Mari vive ahora en una casa nueva, en Badalona, cerca de sus dos hijas. Sentado a la mesa de los Vázquez, Albert comprobó lo unidos que están la madre y sus tres hijos: uno triunfa en la televisión, otra trabaja en una tienda de muebles y la última es cajera de Carrefour. Jorge es el único que vive en Madrid, pero hace todo lo posible por ver a su familia a menudo.

11 de 11
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad