La jueza Alaya, 'reboda' en Sevilla

Vestida de novia con traje de estilo victoriano y cola de las modistas sevillanas Ángela y Adela y un escotazo de vértigo, Mercedes Alaya renovó sus votos matrimoniales el sábado 15, a sus 50 años y después de 30 de matrimonio. ¿La anécdota? Cambió a última hora el lugar de la boda y lo anunció a los invitados por SMS.

image
Renovación de votos

Bajo una lluvia de pétalos de rosas blancas y un suave sol de vísperas de primavera sevillana. Mercedes Alaya sonrió el pasado sábado cogida de la mano de su marido Jorge Castro. Eran las 13:57 h. y salían de la iglesia de San Alberto, donde acababan de renovar sus votos de matrimonio tras cerca de 30 años casados. 

 

1 de 6
Escotazo

 La presencia de la jueza Alaya nunca pasa desapercibida. Famosas son sus llegadas con su trolley a los juzgados donde instruye el 'caso de los ERE'. La jueza, a sus 50 años, llamó la atención por el escote de su vestido de Ángela y Adela, que fue muy comentado en las redes sociales. Llevaba también el pelo ondulado y un sencillo tocado con una flor. 

 

2 de 6
Novia a la fuga

La ceremonia se celebró finalmente en la iglesia de San Alberto Magno, en el oratorio de San Felipe Neri, en la que hubo empujones y forcejeos para hacer la foto del día y grandes medidas de seguridad. El cambio a última de iglesia no fue comunicado a la Basílica del Gran Poder, que figuraba en las invitaciones y donde estaban preparados los reclinatorios para los novios y habían celebrado incluso reuniones con los escoltas para reforzar las medidas de seguridad. Sin embargo, buscando esquivar la foto, la jueza Alaya se convirtió en una especie de novia a la fuga de la prensa. Envió apenas un par de horas antes del enlace un SMS con el cambio de iglesia a los invitados.

 

3 de 6
Llegó tarde

 La ceremonia comenzó con tres cuartos de hora de retraso porque la jueza llegó tarde en un Mercedes con los cristales tintados para evitar las miradas de curiosos. Entonces se produjo un gran revuelo cuando los escoltas, los mismos que acompañan a la jueza a diario a su juzgado, y cuatro agentes de policía, intentaron evitar que los cámaras tomaran instantáneas de Alaya vestida de blanco. En el forcejeo, el coche dio marcha atrás e incluso provocó leves lesiones a un fotógrafo y a un agente de policía. 

4 de 6
Trerá cola…

Otro de los elementos más comentados del vestido de novia de la jueza Alaya fue su larga cola. Sin duda, esta mujer nunca pasa desapercibida. 

 

5 de 6
¿Y quién es él?

El marido de Mercedes Alaya, Jorge Castro, es uno de los hombres más conocidos de la alta sociedad sevillana, ya que trabaja en la firma BDO. Conoció a Mercedes en la facultad de Derecho de la capital hispalense y tienen cuatro hijos. 

 

6 de 6
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad