José Fernando, 9.000 euros al mes para curarse

Situado en el Parque Nacional del Montseny, el Instituto Hipócrates tiene instalaciones deportivas, piscinas, peluquería, cafetería sin alcohol, restaurante… Un lugar paradisíaco, donde el hijo de Ortega Cano ha ingresado para desintoxicarse de sus adicciones.

image
Un lujo que se puede permitir

José Fernando pasará, previsiblemente, varios meses en el Instituto Hipócrates sometiéndose a terapia y disfrutando de las lujosas instalaciones el centro, ubicado en un lugar idílico a 40 km de la Ciudad Condal. Eso sí, tendrá que pagar todos los meses unos 9.000 euros. Un lujo que se puede permitir con el millón de euros que le dejó su madre Rocío Jurado.

1 de 11
Pocos pacientes

El Instituto Hipócrates está especializado en tratamientos contra el alcoholismo, adicción a la cocaína, cannabis, varias drogas, fármacos y ludopatía. El tratamiento se divide en cuatro fases: desintoxicación, deshabituación, rehabilitación y reinserción. Actualmente sólo hay 30 pacientes (normal, no es asequible a cualquier bolsillo).
Allí, José Fernando, además de someterse al tratamiento, podrá disfrutar de las lujosas instalaciones del centro, ubicado en un paraje idílico: instalaciones deportivas (tres pistas de tenis, gimnasio, cancha de baloncesto…), una piscina climatizada y otra exterior, peluquería, estética, masajes terapéuticos, técnicas de hidroterapia (jacuzzi, sauna, parafangos…) y cafetería sin alcohol, entre otros servicios.

2 de 11
Habitación doble

El hijo de Ortega Cano dispondrá de una habitación doble de uso individual con televisión, teléfono (dispositivos que no podrá utilizar durante las primeras semanas) y caja fuerte.
Si bien, las primeras ocho semanas estará sometido a estrictas normas (sin móvil, redes sociales, etc), pronto podrá recibir la primera visita de un familiar: el próximo viernes 28 de marzo, según apunta vanitatis.es. ¿Irá su padre o lo hará su hermana Gloria Camila? En cualquier caso, el familiar podrá pasar con él todo el fin de semana, alojándose en el mismo centro si lo desea.

 

3 de 11
Restaurante

Los pacientes tiene un régimen de pensión completa y disfrutan de un agradable restaurante con cocina propia.

 

4 de 11
Cafetería sin alcohol

En esta cafetería José Fernando y sus visitas podrán tomar batidos, zumos, refrescos… cualquier combinación que no lleve, obviamente, alcohol.

5 de 11
Salón común

Aunque cada habotación tiene televisión, el centro también dispone de un salón en el que los pacientes pueden reunirse a charlar o a ver la tele.

 

6 de 11
Dos piscinas

Ésta es la pisicna cubierta climatizada del Instituto. Además, el hijo de Ortega Cano podrá disfrutar de otra piscina exterior cuando haga buen tiempo. Aunque, si lo prefiere, puede optar por la sauna, el jacuzzi o diferentes tratamientos de hidroterapia. Si no consigue relajarse así…

 

7 de 11
Polideportivo

Tenis, baloncesto, gimnasio, rutas para caminar… El deporte es básico en la terapia de desintoxicación, por eso tienen todo lo necesario para satisfacer los gustos de cada paciente.

 

8 de 11
Casa de los pacientes

La parte trasera de la casa de los pacientes cuenta con un agradable jardín con tumbonas. No les falta detalle.

 

9 de 11
El Marismeño, su tutor

Pepe El Marismeño ha convencido a José Fernando para que ingrese en el centro donde él mismo se desintoxicó, y donde lleva una década ayudando a otros jóvenes con problemas de drogas. Él será su tutor durante el ingreso. En la foto, llegando al Instituto Hipócrates el miércoles 19 por la mañana. El hijo de Ortega Cano llegó por la noche con su padre.

 

10 de 11
Ortega Cano confia en él

El diestro tiene fe en la recuperación de José Fernando: "Él quiere llevar una vida ordenada. Me ha dicho que va a poner todo de su parte.. Yo creo que todavía estamos a tiempo de solucionar el problema." Con estas palabaras de esperanza salía Ortega Cano del centro tras dejar allí ingresado a su hijo.

 

11 de 11
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad