Nadal, hijo adoptivo de Madrid

El tenista mallorquín Rafa Nadal recogió de manos de Ana Botella el nombramiento vitalicio de Hijo Adoptivo de Madrid. La alcaldesa resaltó los valores de Nadal y su "admirable humildad que demuestra tanto en la victoria como en la derrota".

image
De Madrid al cielo

 Rafa Nadal, nuestro tenista con más títulos, recibió ayer otro galardón, el de Hijo Adoptivo de Madrid, la mayor distinción que otorga el ayuntamiento, de manos de la alcaldesa Ana Botella. 

1 de 5
¡Qué momento!

El mallorquín Rafa Nadal, acompañado de su familia, pronunció un discurso agradeciendo a la ciudad de Madrid su distinción: "Gracias es la primera palabra que me gustaría decir. Hoy es un día muy especial para mi y me siento muy feliz y agradecido por el titulo que me conceden. Mi primer deseo es compartir la felicidad con mi familia, con mi equipo, con mis amigos y con todas las personas que me han ayudado en mi carrera, que me demuestran su afecto cada día y siempre están a mi lado".  

2 de 5
Madrileño de adopción

Nadal continuó su discurso hablando de su amor por Madrid:  "Este título responde con creces mi cariño por esta ciudad. Me siento muy cercano a Madrid, además de ser una ciudad que me encanta, siempre recibo un cariño muy grande por parte de los madrileños".

 

 

3 de 5
Partido de dobles

La anécdota de la jornada la protagonizó José Manuel Ramiro, un  conductor de autobús de la EMT (en la foto a la dcha. del portavoz del PSOE Jaime Lissavetzky) que es un auténtico doble de Rafa Nadal. El parecido es tan asombroso que según Ramiro, "los viajeros del autobús creen que es una broma de cámara oculta".

4 de 5
Un ejemplo para todos

 El tenista Rafa Nadal recalcó la importancia de los deportistas de élite a la hora de dar ejemplo a los más pequeños: "En el mundo del deporte de elite debemos dar ejemplo porque mucha gente se fijan en nosotros y nos imitan, sobre todo los niños, y como confían en nosotros no podemos, ni debemos fallarles". 

 

5 de 5
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad