Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Alec Baldwin, ¡ojo a su mano!

Un gesto de cariño vale más que mil palabras, pero no si es después de recoger las ‘cositas’ de tu perro. Si no, que se lo digan a la hija de Alec…

1 de 3
Muy cariñoso con su hija…

La familia que pasea unida permanece unida. Por eso, Alec Baldwin aprovecha cualquier momento libre en su agenda para disfrutar de la agradable compañía de su mujer, Hilaria, su pequeña Carmen Gabriela y sus perritos por las calles de Nueva York.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 3
Recogiendo el ‘regalito’…

Hasta ahí todo normal, lo raro viene cuando durante ese paseo las mascotas de la casa deciden hacer sus necesidades en medio de la calle y Alec, como buen ciudadano, recoge el ‘regalito’ del suelo. Pero, ¿fue antes o después de dar una cariñosa caricia a su hija en la cabeza? 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 3
¿Un gesto cariñoso?

Sólo pensar que fue antes nos pone los pelillos como escarpias.
De haber ocurrido en ese orden, no entendemos cómo con la flexibilidad que tiene Hilaria no practicó una de esas posturas imposibles de yoga que tanto le gusta hacer en todos los eventos, para esquivar así la mano ‘inocente’ de su cariñoso marido… 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad